Bogotá – Villavicencio, a paso de doble vía

//Bogotá – Villavicencio, a paso de doble vía

Bogotá – Villavicencio, a paso de doble vía

Por: Yuli Rodríguez
@Yulikrodríguez

“Sí podemos hacer las cosas pensando en grande”, así fue como se pronunció el presidente Juan Manuel Santos, refiriéndose al importante proyecto de doble calzada que revolucionará el transporte de mercancía de los llanos orientales al resto del país.

Hace algunos meses, cuando salían en primera plana de los periódicos los accidentes que ocurrían de manera continua en la vía Bogotá – Villavicencio, se oía hablar de una posible solución que apenas estaba en el papel: la doble calzada en la vía al Llano. Esta, al parecer, era la única esperanza para disminuir los índices de accidentalidad y mejorar la movilidad en esta carretera, a través de la cual se conectan los llanos orientales con los mercados del resto del país.

No obstante, esta propuesta, que era la más acertada según los sectores que han intervenido en la búsqueda de alternativas de mejoramiento de la misma, pasó de ser una posible solución a convertirse en una realidad, o por lo menos, así lo afirmó el presidente Santos al referirse a esta vía como una de las más importantes del país, el pasado mes de noviembre en una visita realizada a la autopista en compañía del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo.

La vía Bogotá – Villavicencio cuenta con tres tramos: el primero, comprendido entre Bogotá y el kilómetro 34, que pasa por Cáqueza; el segundo, entre Cáqueza y Chirajara, y el tercero, entre Chirajara y Villavicencio.

Actualmente, según un reporte publicado por la Presidencia de la República, se está llevando a cabo la ampliación de un cuello de botella en el túnel de Quebrada Blanca ubicado en el primer tramo de la vía, para que en lugar de transitar por un carril se pueda hacer por dos como está planeado.

En el caso del segundo tramo, su entrega se anticipará un año, (estaba planeada para el 2017 y será para el 2016) lo que generará un costo adicional que está de acuerdo con un ejercicio de ingeniería financiera, según el Presidente.

vías

Por otro lado, el tercer tramo (Chirajara – Villavicencio), que se ha estado aplazando por su alta inversión, ha contado con la intervención del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien propone llevar a cabo su construcción con una Alianza Público – Privada (APP), la cual se está estudiando por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI): “Se ve con muy buenos ojos que eso se pueda aprobar a la mayor brevedad posible, lo que significa que el año entrante comienza la construcción de ese tercer tramo”, afirma el presidente Juan Manuel Santos.

El inversionista, en su visita al lugar, destacó que serán 30 kilómetros de vía que se sumarán a los 90 ya existentes: “Es como si la carretera quedara con 120 kilómetros, una parte va a quedar en un solo sentido”.

Sin embargo, Luis Fernando Andrade, director de la Agencia Nacional de Infraestructura, anunció que el Gobierno estará en el estudio de la propuesta y aseguró que de ser aprobada, el empresario se enfrentará a un gran reto ya que “la obra que se está haciendo entre Bogotá y Villavicencio es la más compleja que en este momento se construye en el país”.

Hablemos de costos

Con el objetivo de mejorar el tráfico se hará una inversión de cerca de 900.000 millones de pesos; 100.000 millones en mejorar la vía Pipiral hasta la glorieta de La Grama, esto con el fin de aportar a la movilidad en el tercer tramo de la carretera y 800.000 millones de pesos en el primer tramo, (Bogotá – Cáqueza por vía a La Calera).

“Esto va a mejorar sustancialmente el flujo y el tráfico y se va a hacer simultáneamente para que mientras se termina la gran autopista, puedan tenerse dos alternativas: llegando a Villavicencio, y saliendo o llegando a Bogotá)”, acota Juan Manuel Santos.

Por otro lado, el grupo Sarmiento Angulo, a través de Corficolombiana, procura eliminar las zonas inestables y mejorar la calzada. Todo esto sujeto a la aprobación del presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, lo que le daría aval a la construcción de los 30 kilómetros, que tendrían un costo de $2,5 billones, de los cuales el Estado no pondría un solo centavo gracias a la APP.

“En el tercer tramo si lo adjudican entre el año 2020 y el 2043, simultáneamente nos estamos comprometiendo a darle mantenimiento de muy buena calidad a esa vía, en esos mismos años, sin que haya ningún pago adicional por ese concepto”, agregó Luis Carlos Sarmiento.

En cuanto a los peajes, hasta ahora no es claro si se aumentará su presencia en la carretera, sin embargo, el empresario aseguró que debido a la ampliación y al esfuerzo que se hará por el mejoramiento de esta, se exigiría hacer un aumento en los peajes para recuperar la inversión desde el año 2020 hasta el 2043 y darle mantenimiento a la vía.

Tiempo de ejecución

Según el Ministerio de Transporte, esta vía está en topografía agreste, montañosa y de geología complicada, lo que hace que la construcción sea de alta complejidad. Además presenta un tráfico diario de 10.000 vehículos, de los cuales el 30% es pesado y en los días de retornos ha llegado a ascender a los 20.500 vehículos.

Según el Presidente de la República, la velocidad de esta vía será de 80 kilómetros por hora, lo cual indica la reducción considerable de tiempo que tendrá el desplazamiento.

En su discurso, el mandatario aclaró: “Hay unas demoras en el sentido que no veremos resultados mañana mismo, porque es, tal vez, uno de los tramos más difíciles en todo el territorio nacional y el 60% son túneles los cuales tienen una serie de dificultades y no se pueden construir más rápido de lo que la ingeniería permite, sobre todo túneles en una geografía como la nuestra. Esa es la demora”.

Sin embargo, según lo proyectado, se espera que para 2019 la doble calzada esté terminada, lo cual para el Gobierno y el país, en general, será un salto a gran escala, no solo en arquitectura a nivel nacional, sino en mejoramiento de transporte de mercancía y negocios nacionales.

“La verdad es que este es un esfuerzo enorme. Cuando uno ve la magnitud de la inversión y la dificultad de la obra, se siente muy orgulloso de la ingeniería colombiana, porque realmente es una obra de una gran dimensión” acotó Santos.

Proyectos 2013

Además del trabajo que se está llevando a cabo en la vía Bogotá – Villavicencio, existen otros proyectos a los que el Gobierno abrirá proceso de adjudicación para marzo del presente año, serán cuatro de casi 30 proyectos viales que se estima entregar en los siguientes dos años.
Carreteras que saldrán a licitación:

  • Girardot – Puerto Salgar
  • Mulaló – Loboguerrero
  • La circunvalar entre Cartagena y Barranquilla
  • La perimetral del Oriente en Cundinamarca, que empieza en Sopó, pasa por La Calera y Choachí, y termina en Cáqueza para conectar el norte de Bogotá con los Llanos.
*Según artículo publicado por Portafolio.co (27 de diciembre 2012). Redacción economía y negocios.

“Los diseños de los proyectos promoverán la competitividad, mejorarán la seguridad vial y redundarán en infraestructuras resistentes al cambio climático”, aseguró la ministra de transporte, Cecilia Álvarez.

Y es que Colombia no puede darle más largas a la aprobación de proyectos viales en el país y retrasar cada vez más su competitividad que desde hace unos años ha venido en crecimiento.

La vía Bogotá – Villavicencio es un vivo ejemplo. Desde hace años se veía la llegada de una oleada de negociaciones a través de esta y a causa de su tráfico y movilidad surgieron diferentes imprevistos, los cuales exigían ser resueltos con prontitud (accidentes, derrumbes, trancones, etc.).

Para el 2013 no solo queda aprobar determinadas obras viales, sino también terminar algunas y terminarlas con los mejores resultados. Sobre esta vía que conecta a los Llanos se tiene altas expectativas, y aunque es cuestión de tiempo su terminación, esperamos que ella supla todas las necesidades que tiene el país por este sector en cuanto a transporte, turismo y negocios.

By | 2016-03-01T11:24:59+00:00 febrero 9th, 2016|Actualidad|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment