Cae maná de la “nube”

/, Tecnología/Cae maná de la “nube”

Cae maná de la “nube”

Por: Redacción Logística
@revistalogistic

La computación en la “nube” es la brújula tecnológica que guía el destino de las empresas logísticas más competitivas actualmente. El “cloud computing” no solo reduce gastos y aumenta la productividad de las operaciones, también protege y optimiza el rendimiento de las flotas.

¡Si tuviera cuatro manos!, suele exclamar quien está muy ocupado y no da abasto con sus tareas a pesar de que su frente luce anegada en sudor. Un director de operaciones logísticas de una compañía, al sentirse abrumado por sus innumerables tareas, podría exclamar: ¡Si tuviera dos cerebros! Bien, por naturaleza esto es imposible, pero contar con una herramienta tecnológica como socio de trabajo que “piense” en aquellas rutinas que demandan tiempo en exceso o que humanamente se olvidan y que además llame la atención con su sistema de alertas para instar a soluciones oportunas y adoptar estrategias coherentes, sí es posible. Algo así es el cloud computing o, más simple, la computación en la “nube”.

“No es que se garantice en un 100% el éxito de las operaciones por tener esta herramienta, pero sí es de gran ayuda para el manejo de flotas, por la cantidad de informes que me permite hacer y por tener toda la información de la flota en un solo lugar. En el tema operativo sirve porque con la programación de los trabajos preventivos y los recordatorios de fechas de vencimiento, nos da la oportunidad de programar las operaciones, ya sea para reacomodar los vehículos con los que cuento o por si hay necesidad de contratar apoyos”, expone Carlos Caro Muñoz, director de operaciones de la firma Imbocar, seccional Medellín, la cual le presta servicios logísticos a compañías como Cementos Argos, Haceb y Almacenes Éxito, entre otras.

Aunque lo parezca, no es un acto de magia. Una plataforma en la “nube” para la administración de flotas puede controlar gastos, rendimientos por kilómetro y ahorro de dinero en combustible. La inquietud habitual es ¿cómo? Todos estos beneficios derivan del tipo de implementación adquirida en el instante de buscar los servicios de un outsourcing competente y especializado en esta área.

“Una plataforma robusta debe tener herramientas adecuadas no solo para registrar los diferentes tipos de gastos, sino que también debe ser ‘inteligente’ y controlar o prevenir un gasto innecesario. Por ejemplo, debe poder indicarle a un usuario que aún falta tiempo o kilómetros para efectuar un cambio. Todo esto combinado con un muy buen sistema de alertas preventivas y un milimétrico manejo de kilometrajes, que permita identificar fácilmente sobrecostos y anormalidades en todos los procesos. De aquí se deriva un tema muy importante, la capacidad que debe tener una plataforma para extraer información de otros sistemas como los satelitales, contables, etc. y retroalimentarse automáticamente”, expone David Andrés Cardona, director general de FlotaWeb, compañía especializada en cloud computing.

cloud

Quien tiene la información tiene el poder, dicta un axioma del periodismo. Igual sucede en el vertiginoso mundo logístico. La toma de decisiones no puede depender únicamente de los pálpitos, sospechas o intuiciones de un logístico sagaz. En este contexto, la inteligencia humana usa como combustible la información, según se infiere de lo manifestado por Caro Muñoz sobre la dinámica del servicio en la “nube”, la cual depende de una constante retroalimentación de la información actual de las bases de datos: “Nos permite tener información instantánea sobre el presupuesto, consultar trabajos realizados con anterioridad, sacar informes de costo por kilómetro en las llantas, trabajos más costosos e informes de los vehículos más intervenidos, etc.”.

El maná cae de la “nube”. Los procesos se tornan más efectivos. El aumento de la productividad de una empresa que usa una plataforma óptima puede materializarse a través de cuantificaciones como las que plantea el ingeniero David Cardona: “Si se tiene en cuenta una jornada laboral de ocho horas al día, el tiempo que toman los reprocesos, la búsqueda de información histórica, envíos de e-mails manualmente, generación de reportes, comunicación interna y solución de errores, en promedio todo esto puede tomar unas cuatro horas diarias. Sin embargo, con una buena plataforma podemos reducir este tiempo perdido a un promedio de 30 a 40 minutos al día, pasando de una productividad promedio del 50% a una aproximada del 92%. En conclusión, podemos aumentar la productividad hasta en un 42%”.

Desde la “nube”, mas no por las nubes

Si alguien se le aproxima afirmándole que: “Una empresa mediana puede pasar de hacer una inversión inicial de $50.000.000, con un gasto anual promedio de $15.000.000, a hacer una inversión mensual de $400.000 usando una aplicación en la ‘nube’, la cual brinda más ventajas que el anterior modelo”, usted como gerente de una compañía o como director de operaciones logísticas, a lo mejor abrirá sus ojos hasta que los párpados le duelan y sus neuronas, casi colapsando, le pregunten: ¿De qué nos están hablando?¿Cómo sucede esto?

Bien, la computación en la ‘nube’, de acuerdo con especialistas como David Andrés Cardona, creador de FlotaWeb y autor de la afirmación que provocaría tal sorpresa, no es un tema meteorológico. Se trata de una posibilidad tecnológica de punta que también puede adoptar un nombre más vanguardista: cloud computing o Software como Servicio (SAAS), que produce múltiples beneficios para la compañía logística que lo adopte, al tener un impacto directo en la administración de la flota vehicular, independiente del tamaño que tenga.

La fiabilidad de esta propuesta tecnológica está soportada en otras manifestaciones que al ser escuchadas no solo multiplican el asombro, sino que también permiten materializar toda esta teoría virtual en imágenes que producen sonidos y movimientos: los camiones. “Este sistema nos permite programar todos los mantenimientos preventivos de los carros que tengan una rutina ya sea por horas o kilómetros. Por ejemplo, ayuda a programar los cambios de aceite, programar mantenimiento de termos por horas, etc.”, señala Carlos Caro, logístico especializado en el manejo de flotas para el transporte de carga.

“La ‘computación en la nube’ es un concepto según el cual el software no está instalado en la infraestructura tecnológica de las empresas, sino que está alojado, desarrollado y mantenido por un proveedor especializado, permitiendo reducir considerablemente los costos, ya que no necesita adquirir servidores, licencias, pólizas, soporte y personal técnico, entre otros”, explica Cardona, argumentando a la vez por qué se pueden pasar de los 50 millones de pesos de inversión inicial en otros modelos, a los 400.000 pesos que demandaría una aplicación en la “nube”, contratando los servicios de un proveedor bien cualificado.

“El modelo de la nube se basa en un concepto de economía de escala. Aquí no existen los conceptos de pólizas semestrales ni costos de implementación. Todo se reduce a una suscripción mensual predecible, resultante de multiplicar el número de unidades por el valor de la unidad. Hablo de unidad porque dependiendo del tipo de plataforma se puede cobrar por vehículo, por usuario, por espacio, cobro único por empresa, entre otros”, amplía el director general de FlotaWeb.

El faro guía, la tecnología, marca los designios en la logística de hoy. Herramientas como el cloud computing se convertirán en recursos indispensables y obligatorios, para que las compañías no se queden a la zaga. “Gartner –consultora especializada en logística global– estima que el 60% de los actuales fabricantes multinacionales se organizarán para gestionar la logística a nivel mundial con el objetivo de obtener economías de escala, generar visibilidad y gestionar los riesgos asociados a la volatilidad de los tipos de cambio, los impuestos y los márgenes de ganancias. Sin lugar a dudas, las compañías del sector deberán comenzar a prepararse de cara a este escenario que presentará todo tipo de desafíos. Uno de los vectores cruciales que se plantea en la actualidad para optimizar procesos y lograr un negocio cada vez más eficiente y rentable es la tecnología”, dice Luz Adriana Bueno, gerente de marketing de Oracle Colombia, en un artículo especial brindado a la Revista de Logística.

El futuro en la “nube”

Al igual que en el cielo, en el universo de la IT (Tecnología Informática) todas las nubes no son iguales. Existen nubes privadas, públicas, comunitarias e híbridas, cada una evolucionada de acuerdo con las necesidades de los usuarios, según su naturaleza. Pero ¿qué implementación tecnológica requiere el uso de una plataforma en la ‘nube’?

Nada podría ser más sencillo de responder, de acuerdo con el vocero de FlotaWeb: “La respuesta es muy simple: Internet. Usted podrá acceder a estos servicios desde su equipo de escritorio o dispositivo móvil, desde cualquier lugar y a cualquier hora. Esta característica hace que implementar una solución en la ‘nube’ sea de lejos mucho más económico que desarrollar una aplicación propia o comprar un sistema tradicional”.

Hay que estar en las plataformas de lanzamiento que proporciona día a día la tecnología, como lo advierte Luz Adriana Bueno, gerente de marketing de Oracle en Colombia: “Según estudios recientes, hacia 2016 y debido a un crecimiento más lento del comercio mundial, las compañías de logística se verán obligadas a ajustarse. Con retos como los TLC y los cambios en regulaciones e infraestructura, la mayoría de las organizaciones de este tipo deberán adaptarse, sin embargo, el impacto dependerá de su nivel de preparación para acoplarse a estos acontecimientos”.

Quienes se han montado en la cresta de la ola tecnológica avizorarán oportunidades a mayor distancia que quienes no cuentan con esta posición, según se deriva del testimonio dado por el logístico Carlos Caro, a propósito de la manera en que una plataforma como esta agiliza su desempeño cotidiano, pues le ayuda a calcular rutas que demandan menos gastos en combustible y desgaste vehicular, a prever reparaciones oportunas y a evitar misiones que derivarían en fuga de capital, etc.: “Mi labor es 100% más dinámica. Permite ingresar desde cualquier lugar que tenga acceso a Internet. 80% más efectiva. Permite tener costos con exactitud, guardar documentos de los vehículos, tener recordatorio de fechas de vencimientos de los documentos, almacenar hojas de vida de los conductores, etc.”.

Obviamente, en el instante en el cual una firma decida a migrar hacia la “nube” es conveniente tener en cuenta algunas recomendaciones: “Es importante considerar una buena planificación y preparar una estrategia de adopción antes de adentrar a su empresa en el mundo del cloud. Primero que nada, se debe elegir un proveedor con respaldo y experiencia. Una vez se tenga, lo ideal es definir qué procesos se mantendrán internos y cuáles se llevarán hacia la nube, y desarrollar un análisis detallado del retorno de la inversión y riesgos, así como establecer las normas para el éxito”, orienta Fernando Zabal, director general de Carvajal Tecnología y Servicios, en su artículo ¿Cómo domar a la logística por medio de la nube?

Aunque el cloud computing cada día gana espacio en la dinámica de las empresas logísticas, todavía falta más información para eliminar los temores que inhiben a algunas compañías a usar esta tecnología. La afectación al “ecosistema de socios”, la identificación de aplicaciones, los procesos que pueden migrar a la ‘nube’ o la seguridad de la información son algunas de las prevenciones contra las cuales luchan algunas empresas y que hacen más lentos los procesos de adopción.

A pesar de esto, la ‘nube’ seguirá evolucionando, como lo cita Zabal en su estudio: “Actualmente en el mercado existen aplicaciones clave para el almacenamiento y la gestión del transporte. En un futuro próximo se espera que salgan a la luz algunas otras para la estrategia de red y la gestión de inventario, así como la migración a la ‘nube’ de algunos procesos como el cumplimiento de las operaciones de comercio exterior, la planificación de la reposición, el procesamiento de pedidos, la gestión de flotas y la planificación de las rutas de transporte”.

Top 10

Estas son las principales características que debe poseer una buena plataforma en la “nube”:

  • Desarrollo continuo. Liberación de nuevas versiones y mejoras periódicamente.
  • Estar hospedado en un centro de datos de clase mundial, escalable y seguro.
  • Proporcionar mecanismos de seguridad como certificados digitales, direcciones seguras, etc.
  • Proporcionar una API (Interfaz de Programación de Aplicaciones) que le permita a otros sistemas enviar y recibir información desde y hacia la plataforma.
  • Debe funcionar en los navegadores web disponibles.
  • Acceso fácil desde dispositivos móviles.
  • Su cobro debe ser proporcional al número de vehículos, unidades y usuarios que la empresa requiera.
  • Excelente soporte y abundante documentación.
  • Políticas claras y responsables sobre la privacidad de la información.
  • No escatimar esfuerzos para garantizar la seguridad y disponibilidad de la información. David Andrés Cardona, director general de FlotaWeb.

Hay nubes de nubes

Las opciones para acceder a la “nube” son variadas. El cliente, de acuerdo con sus necesidades y presupuestos, puede escoger la ideal.

Nubes privadas: se trata de nubes de uso exclusivo para usted, controladas, gestionadas y alojadas por su propio departamento de informática o por un proveedor de servicios contratado para ello.

Nubes públicas: en ellas se trabaja de forma compartida, así que usted es un cliente entre muchos otros. La nube está alojada y gestionada por un proveedor de servicios. Entre los recursos compartidos se incluyen los servidores de computación, las bases de datos, el middleware y las aplicaciones.

Nubes comunitarias: adecuadas para grupos de organizaciones asociadas que desean utilizar un entorno de computación en la nube común a todas. Por ejemplo, una comunidad podría estar constituida por todas las universidades de una región determinada o por todos los proveedores de un gran fabricante.

Nubes híbridas: cuando una organización adopta a título individual nubes privadas y públicas para una sola aplicación a fin de poder beneficiarse de las ventajas de ambas. Por ejemplo, en un escenario de salida de la nube o cloud bursting, una organización podría ejecutar la carga de trabajo estable de una aplicación en una nube privada, pero si se produce un pico en la carga de trabajo, como ocurre durante el cierre del trimestre financiero o el período navideño, se puede salir de la nube o burst out y utilizar la capacidad de computación de una nube pública, para devolver después esos recursos a la fuente pública cuando ya no son necesarios.
Extraído de: ¡Póngase al timón de la nube! En: ONE, Soluciones para impulsar negocios. Oracle, México. No. 15, 2011.

GLOSARIO

Cloud computing: “Es el procesamiento masivo de datos, almacenamiento de información y servicios web que corren a través de servidores conectados a Internet y por los cuales se tiene acceso a la información con solo una conexión a la red. A través de este tipo de servicios se pueden comprar e instalar soluciones de software internamente y rentarlas a un proveedor externo que las almacena en sus propios servidores”: Fernando Zabal, director general de Carvajal Tecnología y Servicios.

Middleware: es un software que asiste a una aplicación para intercomunicarse con otra u otras, con otro software, hardware, redes adicionales u otros sistemas operativos. El middleware simplifica las tareas de los programadores en la compleja labor de generar las conexiones indispensables en los sistemas distribuidos. Así, se proporciona una solución que mejora la calidad de servicio, seguridad, envío de mensajes, directorio de servicio, etc.

By |2016-02-10T13:56:46-05:00febrero 10th, 2016|Actualidad, Tecnología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.