Especial Automotor de carga: Cantan los tenores del pentagrama automotor

//Especial Automotor de carga: Cantan los tenores del pentagrama automotor

Especial Automotor de carga: Cantan los tenores del pentagrama automotor

Por: Amado Hernández
@Poeta70

Ningún otro segmento del sector automotor en Colombia está subiendo tanto en ventas como el de carros de carga. Estos “tenores” del concierto automotor se impusieron en 2012, mientras los “barítonos” (automóviles) bajaron el tono. Con revolucionarias tecnologías e innovaciones electrónicas, estos “cantores” seducen en 2013.

Llegó el momento para los tenores, mientras los barítonos ceden en el escenario. Un nuevo tono predomina en el mercado automotor de Colombia de cara al 2013. A diferencia de lo que sucedió en el 2011, cuando los automóviles manejaron la melodía, los carros de carga repuntaron en el 2012, poniendo las notas más elevadas en el pentagrama de ventas. En el nuevo año, las innovaciones mecánicas, estéticas y tecnológicas auguran la consecución de varios niveles de distinción.

El fenómeno de los vehículos comerciales de carga en Colombia supera cualquier proyección. 2011 se caracterizó por el boom del mercado automotor colombiano, alcanzando un tope en ventas jamás logrado, con 324.570 unidades nuevas comercializadas en todos los segmentos. En el 2012 se llegó a una cifra que no desanimó al sector, pero que fue inferior con respecto al año precedente: 315.968. A pesar de esto, los carros de carga siguieron su escalada mientras los automóviles, los taxis y los pick ups bajaron en su demanda.

En el 2011 fueron vendidos 24.605 vehículos de carga, en sus diferentes modelos, y en el 2012 este segmento, el de los “tenores”, llegó a la cima histórica de 28.601 unidades comercializadas, es decir, una entonación como para romper cristales. En el 2007, cuando el país había vivido un repunte en su economía gracias a la bonanza minero-energética, se lograron vender 23.772 camiones, incluidos livianos y pesados, pero luego las cifras se desbarrancaron, hasta el repunte experimentado en el presente.

mulas

En el 2008 el mercado automotor de carga reportó 15.252 unidades vendidas; en el 2009 fueron 9.083 y en el 2010 apenas 12.115. Contrastados estos números con los del 2012, la perspectiva muestra el buen momento por el cual atraviesa este sector automotor y los positivos aires que hace presuponer para el 2013, año en el cual los diagnósticos indican que la cifra total de carros vendidos en Colombia, incluidos todos los modelos, no igualaría la del 2011 pero que, logrando estabilidad, sí se mantendría próxima a la conseguida en el 2012, al tiempo que los “tenores” continuarían manejando el concierto automotor.

Comparando el primer semestre del 2011 con el primero del 2012, el mercado de las mulas y los camiones mostró un 108,4% de crecimiento en ventas. Al finalizar junio de 2013 podría marcarse una tendencia ascendente, en caso de que los comerciales de carga superen los 18.776 vehículos vendidos, cantidad reportada en la primera mitad 105 del 2012. El contraste entre segmentos lo remarcó el de los automóviles con el bajón experimentado entre 2011, con 179.925 unidades comercializadas, y 2012, apenas con 145.146. Los taxis mermaron de 18.865 a 14.849 y los pick ups de 30.003 a 24.538, en el mismo período, según los datos suministrados por Econometría S.A.

Dentro de este mosaico, varias marcas se turnan el liderato en el ranking nacional de ventas. Chevrolet, por ejemplo, entró al 2013 con un balance envidiable. El área de buses y camiones de la marca del corbatín cerró el 2012 con un total de 11.154 unidades vendidas. Así, los buses y camiones de Chevrolet se ratificaron como líderes del mercado con una participación del 52%, sin contar pesados. Destacándose sus camiones livianos, con una participación del 56,9%. En el segmento pesado, la puja por el primer peldaño es entre Chevrolet, International y Kenworth.

Tendencias tecnológicas

En la escala de los “tenores” hay modelos con matices suficientes para conquistar nuevos auditorios y para complacer a los ya cautivos. Las innovaciones en tecnología se acompasan con revolucionarios acoples mecánicos, generando mayor productividad y disminuyendo el consumo de combustible y por ende, menor impacto ambiental. Todo esto orientado por los esfuerzos creativos de las marcas.

“Nos enfocamos un poco más en el perfil del consumidor de vehículos comerciales en Colombia. Todos buscan que su inversión sea rentable y eso se logra con bajos consumos de combustible, menores costos de mantenimiento, durabilidad de los componentes, servicios posventa rápidos y eficientes, así como garantía y respaldo”, explica Juan Fernando Muñoz Gómez, gerente nacional de Hino, quien agrega:
“Con la marca Hino estamos creando conciencia ecológica y económica gracias a nuestros sistemas de inyección y cumplimiento de normas EURO III en nuestros motores. Adicionalmente, modelo por modelo, nuestro vehículo tiene chasis más liviano y por ende mayor capacidad de carga”.

Por su parte, Ilich Castro, gerente de mercadeo de buses y camiones de Chevrolet, especifica: “Chevrolet e Isuzu se han enfocado en el desarrollo y producción de motores diésel cuyo atractivo radica en la excelente eficiencia térmica que se traduce en bajos niveles de emisión de CO2, torque poderoso incluso a bajas velocidades, alta duración y menores costos de mantenimiento, entre otros beneficios”.

También especifica los aspectos que inspiran a Chevrolet, una de las tres primeras marcas en la lista de ventas del país, junto a Kenworth de la Montaña y Navitrans International: “Mejorar el consumo de combustible, reducir la emisión de CO2, hacer que los gases sean más limpios y reducir el ruido y el uso de sustancias con impacto ambiental, fueron algunos de los objetivos alcanzados con los nuevos motores de la nueva Serie N Reward y F Forward (4HK1-TC, 4JJ1-TC y 6HK1-TC), desarrollados para beneficiarse de todas las ventajas de un motor diésel y de la tecnología Common Rail”.

Se trata de una competencia por alcanzar las cumbres tecnológicas y establecer condiciones dentro del mercado, según se deduce de las palabras de Julio Toro Orozco, gerente comercial nacional de Kenworth de la Montaña: “Uno de los principales avances tecnológicos que presenta Kenworth de la Montaña es su sistema eléctrico multiplexado, el cual permite identificar el cableado claramente en su parte electrónica. Igualmente, se aumentó la capacidad del sistema de enfriamiento, lo cual se traduce en mayor refrigeración y, por ende, en mayor rendimiento de combustible”.

Y complementa: “Otro avance tecnológico que presenta es que su cabina es en aluminio y fibra de vidrio, además de su capó, que es en Metton (material plástico de ingeniería resistente y duradero), lo cual hace más liviano y resistente el vehículo, junto con un moderno sistema de frenos ABS y ATC (antibloqueo)”.

Los “tenores” y sus melodías

Las carreteras colombianas sirven de escenario para que estos rugientes artistas descresten con sus variadas gamas, ya sea por sus índices de ventas, porque marcan nuevas tendencias con sus adaptaciones computarizadas, por sus diseños de cabina cada vez más cómodos o por la vistosidad de sus carrocerías con acabados aerodinámicos y modelajes altamente estéticos; cada marca exhibe tanto propuestas clásicas como modernas que elevan la competitividad en este sector.

En la variedad está el placer. En los concesionarios desfilan modelos que por su versatilidad y adaptación a las exigencias del accidentado relieve de Colombia, lideran los índices de venta. Kenworth de la Montaña, Chevrolet y Navitrans International colonizan este escalafón con modelos exclusivos: los T460, T700 y especialmente el T800 de Kenworth; los FTR, FVR, FVZ Forward, NHR y NPR Reward así como los FVZ y CYZ de Chevrolet; los Eagle Petrolera, Super Eagle Plus 9400i y ProStar de International; o la Serie 300, 500 y 700 de Hino, así como las variadas versiones de JMC Camiones, que pese a ser relativamente una marca nueva en Colombia ya pasó las 17.000 unidades vendidas en siete años.

“Dentro de las principales características técnico-mecánicas que presenta el modelo T800 de Kenworth de la Montaña, es su tren motriz conformado por motores Cummins ISX400, eje delantero Meritor y/o Danna Spicer de 14.600 libras y eje trasero Meritor y/o Danna de 46.000 libras. Además, cuenta con una suspensión trasera Hendrickson de 46.000 o 52.000 libras. También está la opción de incorporarle suspensión neumática con la misma capacidad”, expresa Toro Orozco, ejecutivo de esta firma. El T800 es la referencia Kenworth que actualmente presenta mayor demanda en el mercado, gracias a su versatilidad y su facilidad para adaptarse a diferentes tipos de aplicaciones, como petróleo, carga seca y equipos aliados. En la última feria Expocamacol, en Medellín, la volqueta T800 estuvo ofertada en $229.000.000, aunque su valor comercial es de $235.000.000.

De acuerdo con Toro Orozco, la diferencia de este modelo se encuentra en diversos aspectos: “La caja de velocidades del T800 es Fuller y/o Spicer de 15 o 18 velocidades. También ofrece la opción de caja automática Allison de hasta 18 velocidades. Otra de las características presentada por la T800 es la quinta rueda marca Holland, con capacidad de hasta 70.000 libras y con la aplicación compensadora para transporte de líquidos. Su chasis está construido con acero termotratado y reforzado de punta a punta, además cuenta con siete puentes transversales para darle mayor rigidez y conservar su estructura”.

Cada nueva tecnología responde a la traducción hecha por ingenieros y creativos de las necesidades evidenciadas en el mercado. Atenta a esta lectura, la marca Chevrolet también tiene sus productos líderes: “En Chevrolet los vehículos de carga de mayor demanda son los que pertenecen al segmento de los livianos y ultralivianos donde somos líderes con modelos insignia como el NHR Reward y el NPR Reward, que es el modelo más vendido”, señala el gerente Ilich Castro.

Con un costo aproximado de $80.690.000, el NPR 700P 5.2 Camión FH es uno de los modelos “mandones” en su segmento: “El NPR es un camión con capacidad de carga de 4.835 kilogramos, con un largo carrozable de 4.302 mm clasificado dentro del segmento de carga liviano, que a lo largo de los años se ha posicionado como el camión líder frente a sus competidores con ventas del 30% del total de unidades del segmento. En la línea N, podemos destacar los modelos tradicionales de la marca y los más vendidos: NHR Reward y NPR Reward”, precisa el vocero de Chevrolet.

En este renglón, Navitrans, firma encargada de comercializar la marca International para Colombia, también tiene ofertas de producto altamente cualificadas. “El camión International ProStar ofrece 9% menos resistencia al aire que su competidor más cercano; lo que significa un 4% de ahorro de combustible. El camión ProStar cuenta con más de 60 nuevas funciones para su mantenimiento y reparación, lo cual optimiza el tiempo de operación. Su apariencia y diseño hacen que el conductor se sienta orgulloso de manejar un camión ProStar“, según lo expuesto en la web oficial de esta compañía.

Esta marca enriquece su menú con otras opciones altamente apetecibles, como la volqueta Sencilla 4300 SBA 4×2, con un valor aproximado de $146.500.000; la 7300 SBA 4×2 de $147.500.000; o la volqueta dobletroque 7600 SBA 6×4, con un precio de $233.000.000. En la modalidad de carga pesada afloran alternativas diversas: Tractocamión 7600 SBA, valorado en $213.000.000; el 9400i 6×4 Eagle con un precio cercano a los $223.000.000 y la Superminimula 7600 SBA Full, de $185.000.000, sin contemplar los ajustes del 2013.

Tonos inteligentes

En el peldaño de los modelos “inteligentes” hay innovaciones que llegan por primera vez al país. La Premium Lander 440, de Renault, anunciada como la única en el mercado con caja robotizada y freno hidráulico VOITH. La FH 440 de Volvo, que impacta con la adecuación de su sistema europeo Dynafleet (información instantánea del vehículo vía Internet) y cuya parte mecánica está sincronizada por cinco computadoras instaladas en el vehículo y programadas para cumplir tareas específicas.

En el inventario de los “tenores cerebrales” también cabe el Aumark de Foton, cuyo valor agregado es su control computarizado que chequea el funcionamiento del motor y las emisiones de gases. Todos estos modelos se destacan por su tecnología de punta y su inteligencia virtual perfilada con aplicaciones específicas para el mercado nacional.

Este sistema permite acciones tan concretas como llevar una estadística sobre velocidad media, frenadas en promedio, paradas y carga del vehículo. Ofrece también un informe medioambiental y cómo el uso del vehículo incide en este. Para completar, le aconseja al conductor como tener un desempeño óptimo mediante un sistema de alertas y califica si la conducción es adecuada o no, dicha información es inmediatamente suministrada a la central.

A Volvo también se le escritura una de las tractomulas con mayor evolución tecnológica introducidas al país en los últimos años: La FH 440. Su gestión electrónica se desarrolla a través del enlace de cinco computadores que manejan el motor, la caja, los frenos ABS y el control de estabilidad ESP, así como un computador matriz que procesa la información del tablero en calidad de servidor.

Es un modelo para profesionales. La columna de dirección es totalmente abatible, las sillas cuentan con posicionamiento eléctrico y neumático. Otra de sus novedades es la ausencia de la barra de cambios y pedal de embrague. Volvo ha diseñado la transmisión I.Shift automatizada, con doble manejo: automático o manual. Un clic al botón y el computador acciona el embrague e introduce el cambio correcto, evitando así errores y desgastes tempraneros de la maquinaria, economizando combustible.

industria automotor

Renault, por su parte, también ha dado un último grito de innovación. La Premium Lander 440 + Optidriver está calificada dentro del mercado por parte de su productor como la única con caja robotizada y freno hidráulico VOITH. Estas cualidades técnicas redundan en una ostensible baja en el consumo de combustible, calculada en un 10%. Lo destacable de la robotización es que los cambios son realizados por electroválvulas, permitiendo que los mismos se ejecuten con una perfección que aumenta la vida útil de las mismas. Gracias a esta robotización, el sistema tiene en cuenta los diferentes factores del terreno con respecto a la carga transportada, ecuación mediante la cual la electrónica de la caja decide y compromete el engranaje más adecuado, incluyendo el momento de arrancar.

De ahí que se contemplen de forma automatizada los terrenos: ascenso, plano y descenso. De tal relación resulta la presión ejercida sobre el pedal del acelerador y freno o de la participación de todos los frenos al mismo tiempo. La fuerza del motor siempre utiliza la forma más productiva en su modo robotizado según la carretera. No obstante, el conductor también puede utilizar de forma selectiva el mecanismo que considere más pertinente. Total, todo está programado para garantizar la movilidad máxima mediante el uso apropiado de potencia, pero con el menor consumo.

Volvo ha adoptado Internet en varios modelos de su última generación de camiones. Se trata del sistema europeo Dynafleet, que gestiona información en tiempo real sobre el vehículo, permitiendo una optimización de su rendimiento en altos porcentajes. El propósito es que haya una comunicación entre conductor, vehículo, oficina y cliente. Las operaciones se desarrollan con mayor eficacia y la planificación es sencilla. El carro es dotado de: tacógrafo, antena y teclado, y en la oficina todo lo que se requiere es un computador convencional con conexión a Internet.

¿Por qué están de moda?

El fenómeno de los “tenores” (carros comerciales de carga) que se presenta en el país también resalta dentro del contexto continental. En el 2011, Colombia fue el país con más ventas de camiones en el área. Según lo explicado a la Revista de Logística por Juan Manuel García, director ejecutivo de Econometría S.A., este apogeo tiene una conexión directa con la bonanza minero-energética que experimenta Colombia: “En general, el motor del crecimiento está en el buen comportamiento de la economía y de manera específica, el mayor crecimiento parece estar dándose en la demanda generada por el sector petróleo”.

En este mismo sentido se manifiesta Ilich Castro, gerente de mercadeo de buses y camiones de Chevrolet, quien además expone cómo la reactivación del campo de la construcción y el impacto de las políticas del Gobierno en materia de infraestructura también influyen: “Definitivamente la reactivación económica del país, su potencial minero, sus reservas de hidrocarburos y la ola de renovación del país en términos de infraestructura han impulsado la demanda de camiones de mediano y gran tonelaje”.

Fenómenos económicos como estos y condiciones industriales, sociales y geográficas como las de Colombia actualmente, inspiran una regeneración tecnológica constante por parte de las firmas. De acuerdo con Castro: “Por eso, respondiendo a las necesidades del mercado y a las altas exigencias de nuestros clientes, complementamos la línea Mega Industrial Chevrolet con el nuevo FVR Largo camión y el FVZ Forward en sus versiones corto y largo, ideales para minería y construcción. El FVR Largo Forward ofrece versatilidad para el desarrollo de vehículos tipo cisternas, compactadoras de basuras y mixers, entre otros. Su capacidad de carga es de 11,7 toneladas, que le brinda mayor rentabilidad a la operación de los empresarios”.

iguiendo esta ruta, el gerente comercial nacional de Kenworth de la Montaña, Julio Toro Orozco, describe la forma en la cual los avances mecánicos y tecnológicos inciden directamente en una revolución económica y comercial: “Entre las características que diferencian a Kenworth de la Montaña de los demás competidores es que su chasis ha sido reforzado de punta a punta, brindándole mayor solidez y estabilidad al vehículo. Los modelos de Kenworth de la Montaña cuentan con una mayor capacidad en el sistema de enfriamiento, una caja de dirección más grande que le permite al operario un manejo más suave y confortable, y mayor versatilidad en su configuración, permitiendo que el vehículo sea personalizado de acuerdo con las necesidades del cliente”.

Y concluye: “Otro aspecto relevante que presentan los modelos de Kenworth de la Montaña como característica es que su motor está totalmente por fuera de la cabina, con el objetivo de brindarle mayor confort al operario y más accesibilidad al momento de las reparaciones, además el sistema eléctrico multiplexado permite identificar claramente el cableado en su parte electrónica”.

By |2016-03-01T11:21:40+00:00febrero 9th, 2016|Actualidad|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment