¿Un inventario equivale a gasto o inversión?

Home/Actualidad, Transporte y distribución/¿Un inventario equivale a gasto o inversión?

¿Un inventario equivale a gasto o inversión?

Por: Daniela Pérez Medellín
@danimede94

A menudo, los inventarios se perciben como gastos para las empresas, pero en realidad terminan convirtiéndose en un activo muy importante, ya que generan control y poder tanto para la productividad de la compañía como para sus estados financieros.

Los inventarios representan para una empresa la existencia de bienes muebles e inmuebles para comerciar con ellos, bien sea comprándolos y vendiéndolos como productos terminados o como productos en proceso de fabricación, y que tienen un periodo de tiempo determinado para distribuirse.

La posesión de estos inventarios genera costes para las empresas dependiendo de sus características y de la manera de operar. Giusty Guerrero, diseñador industrial de la Universidad Libre, señala que las compañías pueden ahorrarse una gran suma de dinero aplicando la conocida “administración científica del inventario”, en la cual se tienen en cuenta tanto los inventarios físicos, que consisten en un conteo de los productos confrontado con lo registrado en ficheros de existencias, como los inventarios lógicos, que son los sistemas de registro de la existencia del inventario físico para inspeccionar las entradas y salidas por medio de la utilización del cárdex.

Pero independientemente del tipo de inventario que usted como empresario quiera realizar para el control de las mercancías de su industria, es importante que tenga presente que la gestión de inventariar es una actividad que requiere la evaluación tanto de los precios de operación como de los asociados a la inversión, aquellos costos financieros relacionados con depreciaciones.

No obstante, en la gestión de inventarios coexisten tres tipos de costos ligados a los flujos, stocks y a los procesos:

• Para los gastos de flujos, se costeará el aprovisionamiento, es decir, el transporte de la mercancía, que en algunas ocasiones se da por cuenta del proveedor (en el caso de contratos tipo CFR, CIF, CPT o CIP, entre otros) y en otras situaciones se incluirán en el precio propio de los productos a comercializar. También se tendrán en cuenta los aranceles de importación, cuotas antidumping, entre otros.

• En cuanto a los costos asociados a los stocks, deberán incluirse todos los relacionados con inventarios de mercancías desde su almacenamiento, deterioro, pérdidas y degradación de productos almacenados, impuestos a las ventas que se consideren como no recuperables para efectos fiscales, impuestos al consumo, entre otros. Este apartado es de suma importancia, ya que existen unas categorías específicas que usted puede tener en cuenta para la diferenciación de gastos en esta gran categoría de costos:

Costos directos de almacenaje. Costos fijos como el personal, vigilancia y seguridad, cargas fiscales, mantenimiento del almacén, reparaciones, alquileres, amortización del almacén, amortización de estanterías y otros equipos de almacenaje, gastos financieros de inmovilización, energía, agua, mantenimiento de estanterías y de los materiales de reposición.

Costos directos de manutención. Costos fijos como personal, seguros, amortización y mantenimiento de equipos de manutención e informáticos y reparaciones de equipos de manutención y comunicaciones.

Costos indirectos de almacenaje. De administración y estructura; de formación y entrenamiento del personal.

• Y en lo que respecta a los costes de procesos, son diversos los gastos que se deben financiar, puesto que son costos de compras, de lanzamiento de pedidos y de gestión de la actividad. Si el inventario es importado, se incluirán también los costos legales y los trámites aduaneros realizados por el intermediario. En el caso de los combustibles también se incluirá como costo de los inventarios el impuesto nacional a la gasolina y ACPM. Los descuentos y rebajas, sean condicionados o no, tendrán un menor valor con respecto a los inventarios.

Luego de tener claridad sobre los costos que se deben asumir cuando una empresa tiene inventarios, es necesario encontrar los valores exactos que den cuenta de cuánto cuesta un inventario a partir de las normativas impuestas en el país de origen y/o de llegada. Para esto, Revista Logística destaca dos apartados relevantes bajo los cuales usted puede realizar un estado financiero preciso de su gestión de inventarios. Se ha tomado como referencia el apartado de la Norma Internacional de Contabilidad 2 donde se decreta que “el valor de los inventarios a reconocerse en los estados financieros deberá ser el menor, entre el costo y el Valor Neto Realizable (VNR)”.

Costo de inventario = costos de adquisición + costos de transformación + otros costos.

Costos de adquisición = precio de compra + aranceles de importación + otros impuestos (no recuperables en su naturaleza) + otros costos directos.

Costos de transformación = costos directos + costos indirectos (costos indirectos de producción distribuidos).

Costos indirectos de producción distribuidos = costos indirectos fijos + costos indirectos variables de producción.

Y de acuerdo a las NIIF Completas y a las NIIF para pymes, que son las normas que establecen los requerimientos de reconocimiento, medición, presentación e información relevante de las transacciones y otros sucesos, los costos se miden de la misma manera, es decir, se reconocen los inventarios a un valor que no exceda su importe recuperable.

Adjunto a esto es necesario recalcar la importancia que tiene una buena infraestructura para llevar a cabo un control efectivo de inventarios. Generalmente, las empresas optan por adquirir bodegas propias o en arrendamiento que tengan la capacidad para almacenar la clase de producto que se va a comercializar. Para que la administración de estos lugares no se torne un proceso complejo, Carlos A. Sáenz Andrade, contador auditor, asegura que los encargados de las bodegas deben seguir estos cinco parámetros:

  • Al recibir los bienes, materiales y suministros compruebe que las cantidades correspondan con las establecidas en la guía de despacho del proveedor, para poder rechazar productos que estén deteriorados o no sean los solicitados.
  • Informar al administrativo encargado del inventario cualquier cambio en la recepción de la mercancía.
  • Almacene los bienes y materiales en buenas condiciones de uso siguiendo las normativas necesarias.
  • Despache los bienes y materiales según las cantidades y especificaciones establecidas en el documento “Solicitud de abastecimiento” u otro documento interno.
  • Mantenga actualizados los registros de control de existencias de los bienes bajo su custodia.
El control en las bodegas de una empresa es de completa obligatoriedad cuando de inventarios se trata, puesto que en estos lugares radica la estabilidad en las finanzas y en la contabilidad de la compañía. Le recordamos que en las bodegas se forja un inmovilizado material que son todas las inversiones realizadas para la adquisición de bienes de naturaleza tangible. Probablemente se hable en términos de maquinaria, mobiliario, elementos de transporte, equipos para el proceso de información como cualquier tipo de ordenador, entre otros. Y, a la vez, se resguarda un inmovilizado financiero que son todas aquellas inversiones de naturaleza exclusivamente financiera realizadas a largo plazo. Esto incluye inversiones tradicionales tales como acciones, obligaciones, préstamos otorgados por la empresa a terceros, empleados o clientes, entre otros.

By | 2017-08-22T11:54:30+00:00 agosto 22nd, 2017|Actualidad, Transporte y distribución|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment