Almacenamiento en bloque: bueno, bonito y barato

//Almacenamiento en bloque: bueno, bonito y barato

Almacenamiento en bloque: bueno, bonito y barato

En el almacenamiento en bloque no necesita estanterías y puede ahorrar dinero en materia de infraestructura y equipamiento. Sin embargo, debe tener en cuenta algunos aspectos de gran importancia para gestionar la mercancía de manera efectiva.

Por: Marta Bernal González
@bernalisima

Será bueno si analiza todos los aspectos antes de tomar la decisión de implementar este método y si definitivamente el almacenamiento en bloque es el adecuado para su empresa. Bonito, si consigue organizar la mercancía de manera uniforme y visualmente identificable, lo que finalmente se verá representado en eficiencia a la hora de gestionar los pedidos. El que sea barato representa un valor añadido, claro está, si no descuida asuntos como la seguridad.

En este sistema de almacenamiento las cargas se colocan en el suelo, pueden ir en palets o no, dependiendo del tipo de productos que se manipulen. Lo ideal es colocar carga del mismo tipo y referencia, de manera que forme grupos compactos y su ubicación siempre sea en filas. Esto le facilitará tener un control del stock, de manera visual.

Puede ser en bloque compacto, en el que se colocan las cargas unitarias formando una hilera, y las hileras van unas pegadas a otras. Generalmente se realiza con bloques homogéneos de la misma referencia y suele utilizarse cuando los productos no tienen caducidad o cuando deben salir del almacén al mismo tiempo. Este sistema suele ser empleado en embotelladoras de bebidas o productos agrícolas, organizados en cámaras especiales de refrigeración.

En este tipo de almacenes se adjudica a cada producto un número de referencia. Si presenta fecha de caducidad, este elemento se tiene en cuenta a la hora de organizar los bloques, al igual que los requerimientos en cuanto a la rotación de la carga, dictaminados por temporadas de alto o bajo consumo u otras consideraciones de acuerdo con el tipo de productos con los que se opere.

Puede existir la posibilidad de obviar pasillos, optimizando la superficie a utilizar. En este caso, bloques compactos, toda la mercancía queda organizada sin dejar espacios entre ella. Los grupos quedan organizados de acuerdo con referencias y los espacios únicamente diferencian los tipos de productos que, adicionalmente, se organizan de acuerdo con la rotación que requieran.

BLOQUE COMPACTO

Existe la modalidad de almacenamiento en bloque sobre estanterías, que suele llamarse “almacenamiento compacto”. Este puede ser requerido cuando la resistencia de la carga no permite la posibilidad de ser organizada sin soportes.

En este caso se utilizan estanterías tipo driver (drive-in y drive-through) que permiten el movimiento de maquinaria. En las tipo drive-in para realizar un depósito o retiro de la mercancía en un proceso FILO (el primero en entrar es el último en salir) o el drive-through que permite manipular la carga realizando un proceso FIFO (primero en entrar, primero en salir).

Las estanterías básicamente rectas y ancladas al suelo, dejan margen para acomodar la mercancía tanto a lo ancho como a lo alto y con una separación que permite disponer de acuerdo con los requerimientos la mercancía en cada entrepaño.

En otro caso, se puede recurrir al uso de estanterías móviles, ya no estáticas sino montadas sobre raíles, que no requieren el uso de pasillos para el paso de equipos como carretillas y que deben estar diseñadas de acuerdo con el principio que se requiera utilizar, el LIFO o el FIFO. Tiene la ventaja que pueden ser manipuladas de acuerdo con las exigencias de la rotación del material, y desventajas como el alto costo o la capacidad de soporte de carga.

Para una adecuada gestión de la mercancía, utilizando el sistema en bloque, se debe tener en cuenta la cantidad y la rotación de los artículos de los que se dispone. Se puede combinar el almacenamiento en palets con productos individuales, lo importante siempre es tener todo identificado, clasificado y organizado.

PREVIAMENTE

Antes de considerar la implementación del almacenamiento en bloque es necesario realizar un análisis que contenga consideraciones en cuanto a la infraestructura del edificio en aspectos como la altura, tipo y resistencia del piso y de las columnas, tipo de techo, accesos externos, sistemas de drenaje, humedad, temperatura e iluminación.

Ya dependiendo de los metros cuadrados que tenga disponibles, se deberán delimitar los espacios que serán destinados para los bloques y los pasillos, sin olvidar demarcarlos y señalizarlos correctamente, de acuerdo con las normas existentes. En Colombia se pueden consultar la resolución 2400 de 1979 y la ley 9 del mismo año, las cuales contienen normas sobre higiene y seguridad en establecimientos de trabajo.

Así pues, en el momento de planear la organización del almacén, la delimitación de lo que serán los bloques y los espacios por los cuales circulará el personal o la maquinaria toman relevancia y definirán una correcta gestión del material.

En lo relacionado con los bloques, específicamente, se recomienda seis filas de profundidad como máximo. Por su parte, los pasillos deben tener un ancho de entre 1.40 a 3.5 metros, dependiendo del tipo de equipos con los que se manipule la mercancía, ya sea carretillas retráctiles, apiladoras o transelevadores.

Igualmente, se deben observar detalles como los que tienen que ver con el tipo de mercancía, los soportes sobre los que irá, equipos que se utilizarán para la manipulación de las cargas, sistemas de seguridad para la detección y extinción de incendios y seguridad para el personal que laborará dentro del almacén.

SOBRE LA MERCANCÍA

La clase de mercancía que será almacenada puede determinar la forma en que se organice, según características físicas o químicas y también de esto depende la altura a la que se puede apilar.

El almacenamiento en bloque es un sistema utilizado especialmente para mercancía paletizada, balas o bidones, cajas de madera, cargas completas y sacos. Asimismo es recomendado para almacenamiento temporal y para el caso de grandes cantidades de artículos, con pocas referencias.

En todos los casos el embalaje debe ser consistente. Los empaques deben ser resistentes, debido a que el apilamiento y la manipulación pueden causar deterioros, inestabilidad y accidentes.

En el caso de almacenar perecederos, este sistema podría presentar inconvenientes para la rotación de los productos, por la dificultad en la aplicación del sistema FIFO, debido a que los primeros productos que llegan quedarían ubicados en la parte baja de la fila. Así que se presenta la tendencia a sacar los últimos productos apilados (LIFO).

Algunas recomendaciones especiales se sugieren para el caso de tubos y varillas que deben ser asegurados con cuñas para evitar que rueden; hileras entrelazadas para sacos, en los que las capas no deben superar la cifra de 10 y la altura de 1,9 metros y las tablas de madera organizadas de forma que la orientación coincida con la dirección de la corriente de aire para permitir su secado, según el Consejo Colombiano de Seguridad.

Por otro lado, según el Instituto de codificación y automatización comercial, IAC, la altura de apilamiento de una carga con estibas debe ser de máximo 1,7 metros, incluida la estiba.

Otras recomendaciones sugeridas por los organismos especializados tienen que ver con el almacenamiento en sitios aislados de materiales tóxicos o explosivos.

Por otro lado, para objetos pequeños definitivamente es necesario contar con cajas o recipientes que permitan apilarlos de mejor manera. Y cuando la forma de los artículos dificulte la cohesión, deben ser inmovilizados con instrumentos que permitan su retención.

En el mercado existen diferentes soportes de cargas, adicionales a las estibas, como lo son los contenedores de manutención, fundas o mallas que se estiran, jaulas, hot melt o soportes para bidones que pueden resultar útiles para asegurar y organizar las diferentes opciones de productos que se almacenen.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

El método de almacenamiento en bloque presenta más ventajas que desventajas, y tienen que ver con que es el sistema más económico, debido a que no requiere infraestructura ni equipos sofisticados y exige inversiones pequeñas en material de almacenamiento.

Adicionalmente es un sistema muy flexible, con posibilidades de reducir pasillos si es necesario. Hay un control visual del stock, aunque el recuento de los artículos puede llegar a ser problemático debido a la forma en que se encuentren compactados.

En cuanto a la gestión, el flujo FIFO es más complejo y hay que tener cuidado en la gestión de las ubicaciones. Lo primero que entra es lo primero que debe extraerse, por lo cual las cargas deben estar bien identificadas y lo ideal sería que cada fila se desocupe antes de ubicar un nuevo producto.

Hay quienes llegan a afirmar que en el almacenamiento en bloque se aprovecha de mejor manera el espacio del almacenaje. Sin embargo, tiene sus limitaciones debido a la altura que pueda manejarse, de acuerdo con la carga que se albergue. Aquí se presenta la mayor inquietud. Si se apila gran cantidad se puede producir el daño de la mercancía o inestabilidad de la carga y la posibilidad de accidentes. Si se apila a baja altura, se desaprovecha el espacio, por lo cual el almacenamiento resulta poco eficiente. Así que el éxito de la implementación de este sistema depende del análisis previo que se realice de lo conveniente o no que puede ser para su empresa.

En Colombia, prestan el servicio de almacenaje empresas como American Logistics S.A.S ,en Bogotá, Cali, Medellín, Villavicencio, Barranquilla y Cartagena; Ruta Colombiana de Logística S.A.S. en Medellín; Sabanagro en Bogotá; Repremundo en las principales ciudades de Colombia; Alcomex en Bogotá; Grainco en Barranquilla, Cartagena y Buga o Almaceno en Medellín, Bogotá, Barranquilla y Cali.

By |2018-11-19T14:07:30+00:00noviembre 16th, 2018|Almacenamiento|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment