Bodegas, ¿Comprar o alquilar?

//Bodegas, ¿Comprar o alquilar?

Bodegas, ¿Comprar o alquilar?

Pese a las múltiples estrategias que buscan minimizar los inventarios y la necesidad de algunas empresas de eliminar el almacenamiento dentro de los procesos logísticos, son muchas las industrias que hoy hacen uso de las bodegas como parte de su cadena de producción.

Por: Luis Daniel Vargas M.
@vamoluda

Dada la búsqueda constante de eficiencia y productividad que las industrias imprimen en cada una de las actividades que realizan, es cada vez más común ver cómo, por medio de una sincronización impecable y del cálculo preciso de la demanda, entre otros factores, las cadenas de producción pueden disminuir de forma satisfactoria la necesidad de emplear lugares para almacenar materias primas o cualquier otro elemento necesario dentro de su producción.

Debido a esto y a otros factores como la necesidad de optimizar el espacio y los recursos en pro del cuidado del medio ambiente, las bodegas y el almacenamiento en general, han cambiado su funcionalidad y su importancia dentro de los procesos logísticos de ciertas industrias, sin que esto implique que sean hoy obsoletas o estén en necesaria vía de extinción.

Por el contrario, como ha ocurrido con muchos otros elementos dentro de la vida cotidiana de todas las personas al rededor del mundo (se creía que la televisión acabaría con la radio, por ejemplo), con el advenimiento de nuevas tecnologías y dinámicas dentro de la industria logística, el almacenamiento ha cobrado nuevas dimensiones, adaptándose al contexto actual y buscando soluciones a la medida de sus clientes y de las circunstancias del mundo de hoy.

Asimismo, la manera en que las organizaciones se aproximan al almacenamiento, y en particular a las bodegas, sean estas para uso industrial o no, ha venido cambiando gracias al abanico de posibilidades que se han desplegado como consecuencia de la necesidad de evolución que la industria demanda en la actualidad.

Hoy no es necesario contar con una bodega dentro de los activos de una empresa para desarrollar las actividades propias de una cadena de producción (salvo que esto haga parte fundamental del core del negocio o de la estrategia). En el mercado se encuentran opciones para el alquiler de estos espacios que pueden favorecer a la organización dadas las posibilidades y la flexibilidad que esta opción brinda.

No quiere decir esto que la mejor opción para hacer uso de un espacio de almacenamiento sea directamente su alquiler; se deben valorar diferentes opciones, hacer cálculos adaptados a la realidad de cada empresa y así tomar decisiones informadas que contribuyan a la eficiencia del negocio.

Sea cual sea la decisión en torno a este tema, comprar o alquilar una bodega, existen una serie de factores que deben ser valorados y tenidos en cuenta para que dicha determinación sea lo más productiva posible y que contribuya a alcanzar los objetivos organizacionales que se han trazado.

UNA DECISIÓN BASADA EN DATOS

Adquirir o no un activo para una empresa es una decisión que pasa por la recolección y análisis de diferente información que posibilite el conocer, entre otras cosas, el beneficio que la inversión traerá de cara a la consecución de los objetivos corporativos y a la rentabilidad del negocio.

En esta medida, el determinar si se requiere comprar o alquilar una bodega con fines industriales, no es una solución estándar aplicable a todas las industrias o empresas; requiere de un análisis concienzudo de diferentes factores que impactan de manera directa la productividad de la organización.

No obstante, de acuerdo a Carlos Felipe Niño Arango, experto asesor inmobiliario de bodegas, existen una serie de factores que independientemente de si se decide alquilar o comprar un espacio de almacenamiento, deben ser valorados dentro de la búsqueda, ya que de ellos depende en gran medida una escogencia acertada.

  • La ubicación como elemento fundamental

Escoger de manera estratégica el lugar del mundo en el que se establecerá una bodega es de gran importancia para determinar el grado de productividad que se podrá alcanzar con su implementación dentro de la cadena de producción, ya sea alquilando esta o comprándola.

Elementos como las vías de acceso, la cercanía con actores claves para el negocio como clientes y proveedores, y la posibilidad de acceder a servicios importantes para la empresa, son factores de gran importancia que se deben valorar para asegurar una ubicación productiva y acorde a las necesidades de cada empresa.

Dentro de la tarea de ubicar de manera estratégica una bodega, también es importante pensar en los colaboradores, tanto por si se encuentran en la zona como por las “comodidades” que pueda brindar el sitio de trabajo; al fin y al cabo, de su grado de satisfacción y productividad dependerá en gran medida la de los clientes y la empresa respectivamente.

  • Verifique las normas

Tan importante como encontrar un lugar con las características necesarias para establecer una bodega industrial altamente productiva, lo es el verificar que en ella se puedan desarrollar todas las actividades que se esperan ejecutar allí y que estas no tengan un alto grado de afectación sobre el entorno.

No solo se trata de que el espacio específico cumpla con las normas definidas para él, también es importante contemplar que la zona en la que está ubicada la bodega, cuente con una normatividad acorde a la actividad económica de la empresa.

Poseer documentos como el certificado de aprovechamiento urbanístico son fundamentales a la hora de mantener una sana relación con las autoridades municipales y aquellas que regulan el uso del suelo, por lo que su solicitud se convierte en una norma.

En este punto es también importante tener en cuenta al medio ambiente, dado que el impacto que se genera sobre este puede ser mitigado gracias a una correcta planeación que tenga en cuenta tanto las normas vigentes relativas al cuidado de la naturaleza, como aquellas que se desprendan de la responsabilidad social empresarial.

  • El ojo en los detalles

A pesar de ser un elemento de suma importancia dentro de la escogencia de una bodega, el área por sí sola no es del todo determinante, se deben tener en cuenta otros aspectos relevantes dentro de sus características deseables.

Factores como la altura, la distribución de los espacios y en general la geometría de la bodega, deben ser tenidos en cuenta en relación con la actividad que en esta se piensa realizar, dado que las necesidades varían de acuerdo al tipo de industria y a las actividades que en este espacio se piensan realizar.

Tanto la maximización del espacio como el no desperdicio de este son elementos que se deben mantener en un delicado equilibrio, valorando para ello los planes de la empresa a corto, mediano y largo plazo, de manera que la compra o alquiler de una bodega no se convierta en un proyecto que no se ajuste a la realidad cambiante del negocio.

Asimismo, es esencial ser minucioso al determinar las necesidades vrs las posibilidades que brinda la bodega; es vital conocer, por ejemplo, los detalles del suministro de servicios como el agua o eléctrico y de gas, dado que las demandas de estos dependerán del uso que se le de al espacio.

Tras valorar todos estos elementos, siempre a la luz de la estrategia general de la compañía así como de los objetivos que se pretenden alcanzar, se debe tener un panorama más claro en torno a la escogencia de la bodega y a la mejor manera de acceder a ella: alquilar o comprar.

Para ambos casos existen consejos que permiten adelantar una negociación favorable que beneficie a la empresa y que contribuya en el desarrollo de un proceso claro y estructurado que facilite la adquisición de un espacio productivo y eficiente.

EL MOMENTO DE LA VERDAD

Tras la selección del mejor espacio posible para el “levantamiento” de una bodega, y de conocer la mejor manera de acceder a esta, según Carlos Felipe Niño Arango, es importante tener presentes ciertos elementos a la hora de cerrar el negocio.

Dependiendo de si la decisión es comprar o arrendar, los elementos a tener en cuenta varían. Sin embargo, lo mejor es tener claros cada uno de ellos para que de esta manera pueda enfrentarse a cualquier situación con claridad y suficiencia.

Las condiciones de los contratos en relación con los objetivos trazados para la empresa, sus expectativas y proyecciones, son, sin lugar dudas, aspectos de una alta importancia que deben ser tenidos en cuenta para lograr una negociación productiva y acorde a las necedades y realidad de la empresa.

  • Cuando se trata de arrendar

El arrendamiento de una bodega industrial tiene ciertas ventajas de flexibilidad frente a la compra que lo convierten en una posibilidad para muchas empresas que valoran esta característica y que además encuentra dentro de su estrategia a esta modalidad como la mejor manera de acceder a este tipo de espacios. Si tras valorar las finanzas y expectativas de la empresa la decisión es que finalmente, lo más viables es arrendar, debe tener en cuenta los siguientes factores:

√√ Tiempo de duración del contrato.
√√ Documentos y requisitos.
√√ El incremento anual del canon de arrendamiento.
√√ Los plazos para ampliar o cancelar el contrato. Seguros
√√ Causales y formas de cancelación del contrato.
√√ Penalidades por incumplimiento de alguna de las partes.
√√ Actividad económica a desarrollar dentro del espacio.
√√ Flexibilidad a la hora de realizar el acondicionamiento del espacio.
√√ Fecha de firma del contrato.

  • Cuando se trata de comprar

Por su parte, la compra de este tipo de espacios genera una mayor seguridad y autonomía sobre estos, lo que permite un activo bajo el que se tiene un control total y del que se puede disponer sin mayor reparo, llenado incluso a convertirlo en un espacio para arrendar. En este caso algunos de los aspectos de mayor importancia son:

√√ Fecha de entrega de la bodega.
√√ El momento en el que se firman los documentos de compraventa y escritura.
√√ La forma en la que se debe realizar el pago.
√√ Los gastos notariales y otros gastos relacionados.
√√ Forma de financiación.
√√ Momento de desembolso en caso de crédito.
√√ Impuestos en los que se incurren.
√√ Necesidades en términos de obras y adecuaciones.

Tanto si se decide arrendar como comprar una bodega, lo principal en este caso es valorar todos los elementos que afectan su escogencia, para que de esta manera se tome una decisión acertada que contribuya al desarrollo de la empresa y al incremento de su productividad.

By |2018-08-13T14:07:52+00:00agosto 13th, 2018|Almacenamiento|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment