El reto de los airbags es proteger y fijar la carga de forma rentable

//El reto de los airbags es proteger y fijar la carga de forma rentable

El reto de los airbags es proteger y fijar la carga de forma rentable

Un elemento de fijación de la carga como las bolsas de aire han resultado prácticas y efectivas para proteger las mercancías transportadas o almacenadas, sin embargo, el reto de este sistema es saber cómo hacerlo rentable y efectivo.

Protección e inmovilización son las características que estos airbags (también denominadas bolsas, sacos, cojines hinchables, inflables o de aire) ofrecen para que la carga mantenga óptimas condiciones. No se puede pedir menos de un buen accesorio para asegurar las mercancías, más en el actual panorama donde las empresas buscan soluciones efectivas y rentables que disminuyan sus costos y problemas operativos por riesgo o pérdida de lo transportado o almacenado ( también se consideran fundamentales en almacenamiento dependiendo del producto y sus características).

La mercancía no es exactamente a la medida del espacio en el que se va a ubicar, siempre van a quedar huecos o lugares libres con los cuales se corre el riesgo de que la carga se mueva y averíe. Y es en este tipo de situaciones cuando las bolsas de aire juegan un papel fundamental al hacer las veces de relleno, ya que evitan el movimiento de la mercancía actuando como amortiguador, se adaptan a las características irregulares de la carga y su alto valor de fricción le permiten mantenerse fijas junto con la carga.

Estas bolsas –dependiendo de su tamaño, composición y capacidad de resistencia a ciertos niveles de presión– se ajustan a los espacios vacíos que queden entre las mercancías y las inmovilizan; además, esta solución aplica casi a todo tipo de carga, según lo señala Juan Sebastian Larrota, director administrativo y financiero de Enlace Caribe.

VENTAJAS:

• Sistema de llenado flexible: estas bolsas poseen unas boquillas que pueden girar 360 grados, así, en el momento de llenarlas no representará mayor problema la posición en la que se encuentra la bolsa, pues desde cualquier ángulo es posible llenarla. Asimismo, las bolsas se pueden llenar, dependiendo del diseño de la válvula, con un equipo especializado en contados segundos o a través de la toma del sistema neumático de un camión.

• Son muchas veces reutilizables y 100 % reciclables: la mayor parte de las empresas proveedoras de estas bolsas siguen las normas internacionales medioambientales sobre los compuestos que deben tener estos productos. Pueden existir desde las 100 % reciclables (tanto la bolsa como la boquilla), hasta un porcentaje mucho más bajo. Sin embargo, el hecho de que sean totalmente reciclables no significa que no cuenten con la suficiente resistencia y por lo tanto no sean reutilizables.

La función básica de los cojines de aire es inmovilizar y proteger
la carga almacenada o transportada, al llenar los espacios vacíos que quedan entre las mercancías.

Por su parte, una entidad como ProColombia, dentro de su Manual de Empaque y Embalaje para Exportación, recomienda a aquellas empresas que inicien sus operaciones comerciales en el exterior llenar los espacios libres con colchones inflables u otros materiales de amortiguamiento para evitar daños en la carga. Sin embargo, advierte que los cojines inflables, como parte de los materiales plásticos de amortiguamiento, resultan ser “costosos y con limitada disponibilidad”.

Frente a esta situación, Larrota señala que estas bolsas poseen la característica de ser reutilizables (en el caso del transporte se puede usar en un rango de 5 a 10 veces) y, en el momento de cumplir con su vida útil, son en su mayoría 100 % reciclables. En este sentido, estas propiedades y sus ya mencionadas ventajas podrían traducirse en un sistema para amortiguación de carga altamente rentable, pero Larrota aclara que para llegar a este resultado hay que conocer bien el proceso y cómo llevarlo a cabo de manera cuidadosa. La función básica de los cojines de aire es inmovilizar y proteger la carga almacenada o transportada, al llenar los espacios vacíos que quedan entre las mercancías.

SE BASA EN UN CONCEPTO SIMPLE, PERO HAY QUE TENER PRECAUCIONES

El procedimiento a seguir para el embalaje es muy sencillo, rápido y es un concepto simple: inmovilización a través del uso de elementos neumáticos. Así pues, simplemente se ubica la bolsa en los espacios vacíos de la mercancía y se infla con aire comprimido hasta asegurar que la carga quedó inmovilizada. Todo suena muy simple, sin embargo, hay que saber elegir el producto teniendo claras las propiedades (perfil de desempeño del producto), composición, a qué tipo de situaciones se adapta (tiempos y características de transporte), cuáles son los requerimientos y cuidados que aseguran su óptimo desempeño y su utilidad en más de una ocasión, pues esto asegurará no solo el buen funcionamiento y efectividad, sino la rentabilidad del sistema.

  • Composición: comúnmente están formadas por materiales como polietileno (PE), polipropileno (PP) y rafia, vinilo o papel kraf. Por ejemplo, las más resistentes poseen doble capa, están forradas con polietileno y una capa externa de papel kraft (se usa para evitar roturas), vinilo o rafia (tejido elástico y resistente) reforzado con polipropileno tejido, que las hace impermeables, “resistentes a fricción, perforación y humedad. Además, dependiendo del número de láminas de polietileno (espesor) que tenga, se garantiza un sellado hermético, lo cual ayuda a soportar la presión y a resistir, con ciertos cuidados, condiciones adversas”, añade Larrota.
    Los materiales anteriormente mencionados, además de ser 100% reciclables, por lo que son fáciles de desechar sin causar repercusiones tanto medioambientales como legales, ya que no se requiere de un permiso o tratamiento especial para desecharlas al cumplir su vida útil).
  • Desempeño del producto: la mayoría de los fabricantes de airbags cumplen con la norma AAR boletín Nº 9 de la Association of American Railroads (Asociación Americana de Ferrocarriles), la cual tiene una clasificación en cinco niveles de rendimiento, en función de la presión que pueden soportar. Esta norma indica que en el nivel 1 las bolsas se usan únicamente para relleno de cargas laterales en el transporte intermodal, mientras que desde el nivel 2 en adelante cumplen mejor la función de soporte y amortiguación. De este modo, las bolsas nivel 2 están diseñadas “para llenar vacíos longitudinales en cargas que pesan hasta 75.000 libras y a nivel 5, hasta 216.000 libras en aplicaciones horizontales en métodos de carga de papel en rollo aprobados” señala la Association of American Railroads.
  • Tiempos y características de transporte: en este caso las pruebas y ensayos han demostrado que las bolsas son capaces de mantener su funcionamiento mucho después de 20 días, presentando pérdidas de mínimo 1psi (libra-fuerza por pulgada cuadrada). Larrota indica: “Normalmente los cambios de temperatura o de altura generan que la misma presión haga que la bolsa pierda un poco de volumen, sin embargo, están diseñadas de tal forma que su trabajo y funcionalidad no se vean afectados”.
    Algunos airbags están diseñados especialmente para ciertos tipos de transporte o almacenamiento –contenedores de carga terrestre, aérea, férrea y multimodal, bodegas o buques frigoríficos–, por lo que para su elección no solo se debe tener en cuenta cuánto pueden resistir, sino a qué tipo de transporte se acomoda mejor, aspecto que en cada compañía proveedora de airbags es diferente.
Este sistema resulta en gran medida amigable con el medioambiente,
ya que tanto las bolsas de aire como sus componentes son, en su mayoría, reutilizables y reciclables.
  • Precauciones: el hecho de que estas bolsas sean resistentes e impermeables no son aspectos que les permitan permanecer intactas. Su vida útil es corta, ya que por su naturaleza y constitución corren el riesgo de desgastarse o perforarse si no se tienen en cuenta las recomendaciones de los proveedores.

Además, recuerde que su proveedor debe proporcionarle recomendaciones e información necesaria para el adecuado uso y manejo de los cojines inflables, como la capacidad de carga, presión de aire adecuada y un tipo de cojín acorde con el medio de transporte en el que se vaya a utilizar.

En este caso, Larrota señala que para que una bolsa funcione sin ningún inconveniente hasta 10 viajes o más se debe tener en cuenta:

  1. Ubicación: sin importar si se usa horizontal o verticalmente se debe poner en una posición en la que no haya una punta o un elemento cortopunzante que pueda perforar o desgarrar la bolsa.
  2. Capacidad de almacenamiento de aire: que las bolsas se utilicen de acuerdo con la presión para la cual están diseñadas.
  3. Manipulación en cargue y descargue: después de llenar de aire las bolsas no se deben manipular, debido a que al moverse de forma brusca es posible que se rompan o fisuren, por lo que se recomienda, en cualquier caso, sacar el aire y ser cuidadoso con el manejo.
  4. Una recomendación adicional: la International Road Transport Unión (IRU), en el Código de buenas prácticas para la estiba segura de la carga en el transporte por carretera, señala: “Los cojines inflables no se deben utilizar jamás como material de relleno contra las puertas o contra cualquier superficie o elemento que no sea rígido”, de lo contrario la carga puede correr riegos por fallas en el sistema de fijación.

VARIACIONES DE LOS COJINES DE AIRE POR ALTITUD Y TEMPERATURA

La compañía especializada en logís-tica UPS indica que, si bien es cierto estos sistemas inflables se valen de la presión del aire para rellenar espacios vacíos, fijar la carga en el sitio de almacenamiento y hacer las veces de barrera de impacto, la cantidad de presión en estas bolsas podría verse perjudicada si atraviesan condiciones climáticas extremas. Por ello, tenga en cuenta las siguientes situaciones para usar estos airbags sin que le generen inconvenientes ni sobrecostos por pérdidas o daños a la carga:

  • En temperaturas bajas: el volumen de aire contenido en la bolsa puede bajar, causando que quede un espacio entre la mercancía y, por consiguiente, que las posibilidades de daño a la carga sean más altas, ya que deja de estar fija.
  • En temperaturas altas: las bolsas tienden a expandirse, lo cual crearía “tensión en las uniones o empalmes del contenedor”.
  • Por cambio de altitud: cuando la mercancía se traslada desde una zona alta a una zona baja, el tamaño de las bolsas de aire disminuirá; por el contrario, la movilización de carga desde zonas bajas hasta zonas altas hará que el volumen aumente.

Accesorios

Para el proceso de inflado solo se requiere un equipo que, según el estilo de la válvula, está diseñado especialmente para cada tipo de bolsa. Al implementar este tipo de aparatos el tiempo de inflado es hasta un 50 % menor que al usar un sistema de aire comprimido común. Estos también están diseñados para sacar el aire de las bolsas de forma rápida, agilizando así el proceso de desinflado. Los equipos van acompañados de accesorios como:

  • Boquillas de llenado.
  • Acoplamientos con o sin válvula.
  • Manómetro (calcula la presión).
  • Mangueras y abrazaderas.
By |2018-07-18T12:00:07+00:00julio 18th, 2018|Empaque|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment