Empaques para niños

//Empaques para niños

Empaques para niños

La batalla por encontrar el mejor empaque tiene distintos escenarios, y uno de los más exigentes es el del público infantil, estrategias, materiales, personajes historietas y por supuesto, el empaque, son las armas más usuales para convertir a los más pequeños en clientes potenciales.

Por: Carolina Rojas Muñoz
@CaroRojasMunoz

Sebastián llora, ríe, utiliza sus mejores tácticas de seducción, gesticula, patalea, vuelve y llora, y tras mil tretas consigue su objetivo, sus padres seden y el almuerzo esa tarde será en Mc Donald’s. ¿Qué hace que un niño de cinco años tome la decisión de compra en una familia? La respuesta en más fácil de lo que creé, es el empaque.

“La Cajita Feliz es la oportunidad para dar a los niños una nueva experiencia cada vez que visita nuestros restaurantes. Jugar, divertirse, aprender de manera lúdica y disfrutar de cada una de las opciones que ofrecemos extendiéndose hasta los hogares a través de los empaques y de los materiales lúdicos”, argumenta Gabriel Alarcón, Gerente de McDonald’s.

Los tiempos han cambiado y ahora los más pequeños de la casa se han convertido en clientes, compradores, gastadores y consumidores. Por eso ahora entre las estrategias de mercadeo se ha dado un espacio a los empaques para niños, pues estos son los principales responsables de informar, persuadir, vender y satisfacer a los clientes más pequeños. La publicidad infantil se ha duplicado en los últimos año y esto tiene un explicación:

Menos niños por padres: con los frecuentes embates económicos la natalidad de los últimos años ha tenido un freno importante, ahora un solo hijo parece ser suficiente, lo que desbordó la atención y consentimientos hacia el niño.

Menos padres por niño: las madres cabezas de hogar y las separaciones cada vez más frecuenten han creado niños menos dependientes de sus padres, hacer compras, preparar comida, cuidar a la mascota y hasta las labores domésticas han hecho que los pequeños tengan la capacidad de manejar dinero y presupuestos.

Los hijos llegan cuando haya dinero: la vida profesional, los negocios y el estudio ha hecho que las parejas traten de postergar la tenencia de los hijos, una edad más madura representa en la mayoría de los casos una estabilidad económica mayor, lo que permite que los padres inviertan más dinero en satisfacer los caprichos de los niños.

Ahora los dos trabajan: cada vez es más común que los padres trabajen y tengan ingresos por igual, esto ha formado familias con mayor poder adquisitivo y niños a los cuales se les dedica menos tiempo, tal circunstancia ha convertido a los niños en consumidores activos a una edad más temprana.

Dichas variables han llevado a que hoy en día tengamos niños con dinero y necesidades de consumo. Por su parte y debido a que los padres tienen menos influencia en el pensamiento del menor, agentes del mercadeo como el empaque son los encargados de convencer al niño de adquirir el producto. Los padres enseñan a sus hijos algunos pormenores, los pro y los contra, pero ahora es el menor quien decide.

“Los niños han sido un público definitivo dentro del modelo de negocio. Nuestros clientes en un buen porcentaje son familias que en promedio tienen dos niños, ellos son quienes deciden a qué lugar ir y qué quieren comer; es por eso que nuestros empaques y comunicación en general se orienta gran parte hacia ellos y desarrolla estrategias como la adquisición de licencias de personajes reconocidos y queridos por los niños, que se ha convertido en prioridad”. Manifiesta Juan Diego López, de Frisby Colombia.

McDonald’s es otra de las empresas que bien conoce los resultados que un buen empaque infantil puede producir en las finanzas de la empresa, su empaque emblemático, la cajita feliz ha logrado que sucursales como la de Salitre Plaza, una de las más concurridas, venda en un fin de semana en promedio unas 800 cajitas. “La Cajita Feliz, viene acompañada por colecciones de películas o series de moda o que siempre están en la mente de los niños, es un empaque completo que hace de McDonald’s un lugar encantador para los niños”. Afirma Gabriel Alarcón de McDonald’s.

EL EMPAQUE DEBE SER EL MEJOR GANCHO

Para que el empaque cumpla su función, debe generar un vínculo emocional entre los niños y la marca y para esto es preciso que utilice recursos promocionales atractivos como muñecos de personajes de moda, o dibujos insignias para los pequeños. El empaque debe ser exclusivo, novedoso, no se puede parecer en nada a la competencia, hay que modificarlo, recuerde que los niños cambian de gustos constantemente, el personaje que está de moda hoy no es el mismo de mañana, pero una película infantil taquillera puede incrementar las ventas hasta en un 30%.

“El empaque acompaña las fantasías y juegos para que el niño tenga una sana relación de coexistencia emocional con el producto, a veces olvidamos que el pensamiento de un niño no es el mismo que el de un adulto, eso es lo que hace que ellos no vean ni sientan como nosotros quisiéramos. También, y dependiendo de la edad, es importante considerar los códigos de comunicación que ellos están recibiendo de los diferentes personajes para así tomar la mejor opción”. Aduce Juan Pablo Fernández de Alpina. “El empaque del menú infantil tiene diseños divertidos, muy coloridos, con historias protagonizadas por el personaje. Los empaques contienen mensajes positivos para dejar enseñanzas en los niños, se renuevan de manera permanente para que sean algo diferente e innovador”. Aduce Juan Diego López.

Otro aspecto que debe tener en cuenta la hora de implementar un empaque especializado en llamar la atención de los niños es el costo, por lo general un diseño innovador basado en un estudio de comunicación y un modelo de personaje reconocido puede incrementar el valor del producto en un 30%, es muy importante que trate de conservar al máximo este margen pues de no ser así el cliente puede llegar a considerar al producto como costoso.

Por otra parte, los empaques, y en especial los que van dirigidos a un público infantil, deben cumplir una serie de condiciones legales y de salubridad, que aunque estas sean ignoradas casi por completo por los niños, son fundamentales para el otro objetivo del empaque, los padres, “hay una serie de condicionantes legales que se deben cumplir y que hacen que los empaques entren al mundo de los adultos. En adición a lo anterior, se debe tener presente que se les está hablando a los padres y en especial a la mamá, por lo que la seriedad y el aval de calidad y nutrición, tienen que ir en el empaque”. Argumenta Juan Pablo Fernández.

TENGA CLARO A QUIEN LE DEBE LLEGAR EL MENSAJE DEL EMPAQUE

Cuando el empaque está destinado al público infantil no sólo debe llamar la atención de los niños, también debe influenciar a los padres, quienes a final de cuentas son los que dan la decisión de compra.

Dentro de esta cadena el niños es quien persuade y el empaque es el encargado de generar tal curiosidad que haga que este motive la compra. Ahora bien, tenga siempre en cuenta que el empaque puede convencer plenamente al niño, pero si al final de cuentas la mamá decide que el producto no es sano o poco conveniente, este no será adquirido. Dentro de las categorías de productos en donde el empaque juega un papel más trascendental están: el consumo alimenticio, juguetes y aseo personal, cada una de estas categorías muestra una tendencia en materiales para los empaques totalmente distintos.

En ese sentido, para empaquetar los alimentos se emplean generalmente plásticos blandos o duros, en algunos casos se utilizan envases flexibles stand up pouches. Para los juguetes el dominio es del cartón plegadizo o corrugado ya que por sus características crea escenarios propicios para promocionar al juguete de forma total, de igual manera el mercado de las golosinas se ha inclinado últimamente a presentar sus productos con materiales utilizados por los juguetes.

Por su parte los empaques destinados a los implementos de aseo de los menores suelen inclinarse por los diseños industriales, esto debido en gran parte a que manejan materiales rígidos y trasparentes como el vidrio y el plástico duro, siendo estos elementos los que posibilitan no sólo la conservación del producto, sino que atraen al segmento infantil. “Más que un tema de materiales, la seguridad del menor y la facilidad de manejo y ergonomía son los aspectos que se deben tener presentes” Argumentó Juan Pablo Fernández.

EL COLOR ANTES QUE LA FORMA

Entre menor sea la edad del niño más importancia tendrá el color. Estudios psicológicos revelan que los niños perciben antes el color que la forma, ya que la percepción de esta se adquiere bajo estereotipos, es decir el concepto que algo redondo no es atlético se adquiere gracias a que alguien se lo enseñó al niño, en cambio la concepción de tranquilidad que puede dar un tono claro se percibe casi desde el momento de nacer.

Colores como azul y amarillo son muy llamativos para los niños, el primero trasmite tranquilidad y el segundo llama la atención. De igual manera es importante segmentar los colores dependiendo el público objetivo, es decir si se va a llegar a niñas no se deben utilizar colores muy fuertes, ya que estos se asocian más a los niños. Un color mal escogido pude generar rechazo inmediato, recuerde que los niños son receptores de los preconceptos de los adultos.

Así como los colores la letra puede jugar un papel negativo en la mente del niño, trate que la tipografía de la etiqueta sea clara y que esta no ocupe un gran espacio en el empaque, por lo general los niños adquieren el producto por el paisaje del mismo y no por el nombre.

EL PERSONAJE ES LA CLAVE DEL ÉXITO

Aunque en ocasiones la inversión en licencias de personajes famosos pueda representar un gasto bastante elevado, este será uno de los puntos que apalancarán la venta de su producto, sin lugar a duda esta estrategia crea un vínculo directo con el menor, quien siente que al comprar el producto está adquiriendo a su héroe favorito.

Es importante tener en cuenta que la licencian tiene un tiempo corto para ser usufructuada y con el pasar de los meses el niño cambiará sus preferencias y por tanto su personaje, así que hay que tener preparado el empaque y la estrategia de mercadeo con antelación al lanzamiento del personaje.

Otra de las opciones es crear un personaje para el producto, de esta manera el tiempo de caducidad del empaque podrá ser mucho mayor. Es recomendable que el nuevo portavoz del producto tenga una historia que conecte al niño con el personaje y que dicha historia vaya cambiando durante cortos periodos de tiempo, así el niño se hará parte del producto.

Si cree que el empaque no es suficiente para captar la atención del infante puede utilizar un juguete ya sea de un personaje famoso o uno con la imagen del producto, este podrá ser el gancho perfecto para crear fidelidad entre su producto y el niño. Antes de formular una estrategia de elemento diferenciador tenga en cuenta su presupuesto, no es recomendable que el juguete cueste más que el producto en si.

Productos inconfundibles con alto valor de identificación y que son la marca de por sí, es lo que todo fabricante de golosinas quisiera tener en el mercado. Lograr esto, depende en gran medida del envase, porque cuando el comprador está mirando las góndolas en el supermercado, sólo dispone de fracciones de segundo para tomar su decisión de compra y meter al carrito la tableta de chocolate de la marca “X” o la caja de bombones de la marca “Y” o la bolsa de caramelos de la marca “Z”, contribuyendo así a la prosperidad del negocio del fabricante respectivo.

By |2018-11-16T16:10:56+00:00noviembre 16th, 2018|Empaque|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment