Mantenimiento de la maquinaria de empaque

Home/Empaque/Mantenimiento de la maquinaria de empaque

Mantenimiento de la maquinaria de empaque

Por: Redacción Revista de Logística
@revistalogistic

Conservar en óptimas condiciones estos equipos constituye la principal garantía de su correcto desempeño, evitando así dolores de cabeza que se reflejen en el bolsillo.

Al igual que con cualquier clase de maquinaria moderna, como sistemas de cómputo, electrónicos, hidráulicos o de otro tipo, sujeta a desgastes o fallas por causa del tiempo de trabajo, la herramienta relacionada con el empaque merece la aplicación de procedimientos preventivos que garanticen su correcto funcionamiento. La programación de inspecciones, tanto de funcionamiento como de seguridad, ajustes, reparaciones, análisis, limpieza, lubricación, calibración, que debe llevarse a cabo en forma periódica con base en un plan establecido y no según una demanda del operario o usuario, es el tipo de actividades en las que se enmarca el mantenimiento preventivo.

El propósito de esta tarea es, como su nombre lo indica, prever las posibles fallas, minimizando así los inconvenientes inesperados y afectando lo menos posible el funcionamiento de la cadena de producción. La principal característica o finalidad del mantenimiento preventivo es la detección temprana de fallas por medio de una inspección periódica programada.

Los periodos de tiempo dependen de la clase de máquina o sistema, las horas de funcionamiento al día, las condiciones a las que se encuentra expuesto el artefacto y los diferentes materiales tanto de su estructura como en sus tareas, entre otros factores.

Con un buen trabajo preventivo se puede determinar el origen de fallas repetitivas o el tiempo de operación seguro de un equipo, así como definir puntos débiles de instalaciones, máquinas, etc.

En el universo de los sistemas de empaque tienen la misma importancia los procesos y sus características; no varían respecto a otras industrias o maquinarias. Sin embargo, los mecanismos de empaquetado no siempre se tienen en cuenta como otros dentro de la cadena de producción.

El mantenimiento de estos últimos es tan necesario como el de cualquier aparato. La diferencia radica quizás en que las máquinas de empaque son el último paso del producto final y normalmente no se les presta la misma atención que a otras del proceso de fabricación. La realidad es que aquellas no solo pueden parar la producción total de una fábrica, sino dar una muy mala apariencia al artículo terminado.

Conforme a lo anterior y a que el empaque de un bien, sea cual sea, es un canal de comunicación entre el fabricante y el comprador, que lleva mensajes de calidad y eficiencia, es necesario prestar gran atención a esta clase de máquinas y, en sí, a la presentación de cualquier tipo de mercancía.

El óptimo desempeño de los sistemas de empaquetado debe ser fundamental en los planes de mantenimiento, pues una máquina que trabaje al 80% de su capacidad es una herramienta desaprovechada y que hace perder dinero a la organización.

ALGUNOS COSTOS

Es muy difícil establecer costos promedio al hablar de mantenimiento y máquinas de empaquetado o empaque, debido a la cantidad de categorías que hay en este tipo de herramientas.

En el mercado se encuentran soluciones que van desde los 100 dólares hasta el millón de dólares, y su mantenimiento, repuestos y demás costos relacionados llegan a tener un valor tan alto como su precio inicial.

Sin embargo, hablando de ejecuciones preventivas, se puede llegar en nuestro país a un promedio de 25 dólares por hora, lo que representa un costo mucho menor que el reemplazo o gran reparación de cualquier tipo de artefacto, incluso de los más económicos.

Si, por ejemplo, al año una máquina de 500.000 dólares está alrededor de 48 horas en proceso de mantenimiento preventivo y de ahí se desprenden gastos de repuestos y otros inesperados que sumen igual cantidad de dinero que el empleado en la prevención, el gasto total sería de alrededor de 2.400 dólares, una cifra que no supera el 0,5% del precio total de la herramienta, lo que representa cada año un ahorro sustancial para cualquier empresa.

VENTAJAS

El mantenimiento preventivo de los diferentes sistemas de una organización, incluidos los relacionados con los empaques, arroja beneficios como los siguientes:

  • Confiabilidad: los equipos operan en mejores condiciones de seguridad, ya que se conoce su estado de funcionamiento.
  • Reducción del tiempo muerto: equipos y máquinas apagados.
  • Mayor duración de los equipos e instalaciones.
  • Disminución de las existencias en almacén y, por tanto, de sus costos, puesto que se ajustan los repuestos de mayor y menor consumo.
  • Nivelación de la carga de trabajo para el personal de mantenimiento, debido a la programación de actividades.
  • Menor costo de las reparaciones.

FASES DEL MANTENIMIENTO PREVENTIVO

Dentro de este proceso existen unas etapas básicas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de la planeación o posterior ejecución.

  • Inventario técnico, con manuales, planos y características de los equipos: cada herramienta debe contar con un archivo de documentos relacionados con esta, desde los manuales hasta las garantías y facturas. Ello establece no solo buenas prácticas dentro de la organización, sino que evita inconvenientes que pueden ampliar los tiempos de los procesos y hasta dañar la máquina a la cual se pretende realizar el mantenimiento.
  • Procedimientos técnicos, listados de trabajos por efectuar y efectuados periódicamente: cada uno de los sistemas debe contar con su ‘historia clínica’, que muestre por qué procesos ha pasado y por cuáles debe pasar en un periodo de tiempo determinado. Esto ayudará en un eventual cambio de técnico o proveedor del servicio de mantenimiento.
  • Control de frecuencias, indicación exacta de la fecha en que se efectuará el trabajo: después de cierto tiempo se logran establecer los periodos y la regularidad del mantenimiento preventivo. Estas fechas deben cumplirse con rigurosidad para evitar dolores de cabeza futuros.
  • Registro de reparaciones, repuestos y costos que ayuden a planificar: en el historial de cada máquina es recomendable que aparezcan los costos específicos de su mantenimiento y recomendaciones sobre piezas susceptibles de desgaste o daño, a fin de contar con un stock mínimo de dichas partes para la rápida solución de imprevistos.

Con base en estas sugerencias y, lo más importante, en un mantenimiento preventivo y uso correcto de la maquinaria, una organización puede minimizar los daños que ocasionen paras en la producción y los consecuentes costos.

By | 2017-12-01T16:50:47+00:00 diciembre 1st, 2017|Empaque|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment