Plan de Desarrollo para Bogotá: Todo un reto en materia de movilidad

Home/Logística/Plan de Desarrollo para Bogotá: Todo un reto en materia de movilidad

Plan de Desarrollo para Bogotá: Todo un reto en materia de movilidad

Actualmente, Bogotá se encuentra en un momento trascendental en el panorama logístico debido al Plan de Desarrollo que está ejerciendo el alcalde Enrique Peñalosa. Desde su aprobación en el Concejo, la ciudad cuenta con un plan para afrontar los distintos retos que se avecinan en materia de movilidad y logística.

Por: Sebastián Salamanca

Twitter: @Salamanca_sebas

 


El Plan de Desarrollo para la capital del país, titulado “Bogotá para Todos”, esboza lo que será la ciudad en los próximos cuatro años. Desde su aprobación por el Consejo, esta ruta contiene distintos programas y proyectos que pretenden mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, donde indudablemente se evidencian las metas que plantea la Alcaldía para afrontar los distintos retos en temas logísticos y de movilidad que se presentan en una metrópoli como Bogotá.

Como metas del actual gobierno, según lo analizado en el Plan de Desarrollo, se pretenden construir y mejorar cerca de 30 kilómetros-carril de infraestructura vial y más de 750 kilómetros-carril de conservación, donde se incluye además la malla vial arterial, troncal e intermedia por donde circulan las rutas del SITP, así como puentes vehiculares.

Dentro del plan también se pretende brindar mayor calidad al transporte público masivo, por medio del avance del 30 % del proyecto de la primera línea del Metro en su primera etapa, la cual liderará la nueva Empresa Metro de Bogotá S.A. Junto a esto, está estipulada la conservación y ampliación de 170 kilómetros en la red troncal de Transmilenio, a través de asociaciones público-privadas (APP).

Según el Plan de Desarrollo, “se pretende reconfigurar cerca de 8 kilómetros de troncales, mejoramiento de frecuencias e intervalos de paso de las rutas, aseguramiento de la cobertura con un aumento del 5 % del número total de viajes en transporte público, mayor accesibilidad, mejoramiento de la información al usuario y el ordenamiento del transporte público individual (taxis)”.

Para facilitar el desplazamiento para el transporte de carga y pasajeros, dentro de las propuestas se pretende alivianar los corredores de circulación urbana por donde actualmente transitan, construyendo  38 km de avenidas urbanas de integración regional con esquema de financiación por APP. La Alcaldía pretende con este proyecto disminuir un 5 % el tiempo de recorrido hacia los límites de la ciudad.

 


La ALO, una de sus prioridades

Para el alcalde Enrique Peñalosa, una de las vías por construir dentro de su  plan de desarrollo y que mayor impacto tendría dentro de la ciudad sería la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO): “La construcción de la ALO será una prioridad para que descongestione el occidente de la ciudad. Avanzaremos en la construcción de la ampliación y prolongación de la 127 hasta la ALO y de la 170 hasta Cota”.

De acuerdo con información del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), para hacer realidad esta megaobra, faltan por gestionar 696 predios para construir esta vía de gran impacto, la cual podría llegar a tener una longitud cercana de 49 kilómetros. La licitación para esta obra se realizaría a finales de octubre del presente año, así lo informó el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

El costo total del proyecto tendría un valor cercano a un billón de pesos, según los cálculos ofrecidos por la ANI. Según Autopistas Urbanas S. A. S., diseñador de la vía, se contempla la instalación de dos peajes. La obra se ejecutaría en dos etapas: en la primera se construirían los ocho kilómetros de calzada sencilla faltantes entre Canoas y Bosa, y en la segunda etapa se levantaría la segunda calzada.

Descongestionar el ingreso y salida por el suroccidente de Bogotá es el reto que tiene el alcalde a través de su Plan de Desarrollo, para así prevenir un colapso cuando finalice la construcción del tercer carril de la vía Bogotá-Girardot.

 


Infraestructura vial

Según el plan de desarrollo del alcalde, el mejoramiento y la construcción de vías que se realizaría en la ciudad se fundamenta en estas grandes obras:

*Prolongación de la NQS por un brazo que vaya por la Jorge Gaitán Cortés a Ciudad Bolívar.

*La continuación de la Caracas hasta Casablanca en Usme.

 

*Ampliación y prolongación de la 127 hasta la ALO y de la 170 hasta Cota.

 

*La creación de la avenida José Celestino Mutis o calle 63, desde la Circunvalar hasta el río Bogotá.

*La prolongación al occidente de la avenida de Las Américas, la Primero de Mayo y la avenida Villavicencio.

*Construcción de la avenida Tintal y la avenida Alsacia.

*Prolongación al norte de la carrera 9.ª y la entrada a Bogotá por la avenida Centenario o calle 13.

 


 

Metro elevado, su otra gran apuesta

El metro de Bogotá es el segundo gran proyecto que tiene la Alcaldía en temas de movilidad. Con el apoyo de la Nación, esta megaobra presenta distintos factores que la hacen única y que implican grandes retos para la administración actual.

En el mes de septiembre del presente año, el metro tuvo la aprobación definitiva por parte del presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el alcalde Enrique Peñalosa. Según el alcalde, la decisión de que la estructura no fuera subterránea se basó en aspectos como costos y eficiencia.

Según un informe de Systra, la firma contratada por la Alcaldía de Bogotá, se certificó que la realización del metro elevado se reduciría hasta en 15 meses de lo presupuestado, ahorrándole al Distrito 4,4 billones de pesos en inversión, mantenimiento y sus debidos costos de operación.

La línea del metro elevado será de 30,58 kilómetros, comenzará en el Portal de las Américas hasta la calle 127 con autopista Norte. La segunda fase de este proyecto irá hasta la calle 72 por toda la avenida Caracas, con una extensión cercana a los 25,29 kilómetros y un total de 15 estaciones. Según los cálculos de la Administración, estas dos fases podrían estar listas en el año 2022.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ratificó que el aporte del Gobierno para la realización del metro es de $ 9,65 billones para las obras de la primera línea.

 


 

Financiamiento de las obras

Según cifras ofrecidas por la Alcaldía, al ambicioso plan de gobierno tiene un valor total de $ 89,7 billones, de los cuales 53,6 billones serán destinados a la movilidad de la capital. El alcalde Enrique Peñalosa tratará de asociarse con la empresa privada para tratar de cumplir cada uno de sus proyectos. Este sector podría aportar cerca de $ 30,4 billones.

De igual modo, la venta de la ETB sería otro medio de financiamiento. Hasta hace poco las acciones del Distrito en esta empresa tenían un valor cercano a los $1,9 billones. Aunque gran parte de este dinero será utilizado para la construcción de megacolegios, la Alcaldía espera contar con parte de estos recursos en el 2018. 

De igual modo, el Distrito plantearía la posibilidad de buscar créditos cercanos a los $ 5,1 billones, presentando ante el Consejo un cupo de endeudamiento de la ciudad para financiar estas obras. Por otra parte, los recursos adicionales se gestionarían a través de diferentes métodos como: impuesto a la valorización, peajes urbanos y pago voluntario por librarse del pico y placa, entre otros.

 


 

Críticas al Plan de Desarrollo

Distintos sectores se han pronunciado frente la distribución de recursos para el desarrollo de cada uno de los proyectos que se harán en Bogotá. El Consejo Territorial de Planeación Distrital (CTPD) emitió su concepto frente al Plan de Desarrollo de la Alcaldía, en el que aseguran: “Existe una ausencia de un enfoque de lo público, centrado en infraestructura y movilidad no incluyente”.

Dicho grupo, integrado por 100 consejeros que representan 22 sectores de la sociedad civil, en los que se destacan organizaciones de jóvenes, gremios económicos y de propiedad horizontal, deben emitir por ley su concepto frente al Plan de Desarrollo antes de que la Administración lo presente al Concejo.

La entidad realiza una dura crítica al proyecto por concentrar la mayoría de recursos en movilidad:

“De conjunto el plan refleja el interés de la nueva administración en centrar buena parte de sus esfuerzos y recursos en el desarrollo de la infraestructura y la movilidad, reduciendo con ello el avance de las políticas públicas, desconociendo las formas de relacionamiento con el territorio y su entorno, elementos que ya en gobiernos anteriores se habían fortalecido y contaban con capacidad instalada para su funcionamiento”.

“Asimismo, nos preocupa y no estamos de acuerdo en el gran porcentaje de participación que se le dará a las alianzas público-privadas y de manera tan inequitativa con lo público”.

Es claro que el plan de la Administración actual tiene una visión a largo plazo, la cual y en definitiva trasciende los cuatro años de su plan de acción, pero, si el Plan de Desarrollo que realizará el alcalde Enrique Peñalosa cumple con sus metas en cuanto al tema de infraestructura y movilidad, le cambiaría definitivamente la cara a una ciudad que presenta grandes retos a nivel logístico y de movilidad.

By | 2017-05-16T11:32:04+00:00 Mayo 16th, 2017|Logística|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment