La analítica: pienso luego existo

//La analítica: pienso luego existo

La analítica: pienso luego existo

La analítica entrega a los líderes de hoy el poder de responder las preguntas que pueden cambiar un negocio, una industria y el mundo. Expertos de diferentes industrias de toda la región y representantes del Gobierno opinaron sobre el potencial de la analítica y la forma como el entendimiento del valor de los datos está reinventando las dinámicas económicas en diferentes frentes.

“La analítica está transformando un mundo de datos en un mundo de inspiración. Lo extraordinario nace de un sueño, de una meta, de un nuevo desafío, y llevarlo a las acciones es lo que hace posible lo extraordinario. Los datos son hoy la fuente principal de historias y de información, y la analítica nos permite encontrar respuestas. Nos permite sacar de los datos las historias que están sin leer hasta ahora y con ellas cambiar el mundo”, indicó Olga Lucía Baquero, sales manager de SAS Colombia.

De acuerdo con la ejecutiva de SAS, este crecimiento exponencial de la data seguirá su curva de ascenso en los próximos años, pues se estima que a 2021 los seres humanos estaremos interactuando una vez por segundo a través de los medios digitales y dispositivos móviles, lo que llevará a todas las empresas que hoy no lo hacen a tomar acción y aplicar la analítica para que esos datos se vuelvan productivos para su negocio, ya que estas soluciones son las que permiten predecir, inspirar, inventar, optimizar, preservar, pronosticar, mejorar y curar cada día.

Y es que los resultados del uso de estas soluciones ya son tangibles. En el mundo, las compañías de banca, retail y telecomunicaciones que hoy aplican analítica y cuentan con proyectos de inteligencia artificial están generando entre 5 % y 15 % más de rentabilidad que las que no lo están haciendo. Y gigantes tecnológicos como Netflix han descubierto el valor de la predicción, tanto que la firma estima que su algo-ritmo de recomendación vale US$1 billón porque marca la diferencia entre mantener a un usuario o perderlo.

Ahora bien, el centro de la discusión es la era de la humanización de la analítica, pues la data procesada no es más que un insumo para un ejecutivo C-level a la hora de tomar una decisión. “Las personas deben creer. Mostrar resultados. Que el algoritmo ayude a las personas. Lo primero es entender qué nos pide nuestro trabajo; lo segundo, poner el algoritmo en línea con los objetivos de negocio. Se trata del poder de responder las preguntas que los van a ayudar a cambiar su negocio”, explicó Santiago Fainstein, presales manager de SAS Latinoamérica.

Frente a esto, Iván Castaño, subdirector de digitalización sectorial del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), añadió que “la evolución de la analítica de datos nos ha llevado a las personas. Basados en el principio de ‘accountability’, las decisiones importantes siguen siendo tomadas por seres humanos”.

Ahora bien, según los expertos esta humanización también representa un desafío para las empresas, pues nos enfrentamos a un mundo en el que reina la pretensión del conocimiento; es decir, en el que todos se autodenominan expertos en algo. Y eso, afirmó Castaño, obliga a trabajar en la cultura y la ética como principales ejes de la transformación. “Hay que pensar qué hace el desarrollador detrás del algoritmo y cómo están usando los datos para aprender”, dijo. Castalño.

LA 4ª REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: EL MOMENTO DE LA ECONOMÍA DIGITAL

El subdirector de digitalización sectorial del MinTIC también habló sobre el potencial, no del todo evidente todavía, de la 4ª revolución industrial. Este momento de la historia –recordó– está marcado por la economía digital, que no es otra cosa que una economía en la que las fronteras entre los sectores son cada vez más difusas. Se presentan casos como el de Amazon, que es un comercio electrónico, un servicio de navegación y hasta una financiera, dependiendo de la solución que esté usando su cliente.

“Estamos ante una economía donde los sectores tradicionales son cada vez más difusos y que está potenciada por la transformación digital. Esta última es un cambio en el modelo de negocio y no una simple digitalización del negocio tradicional, por lo cual requiere un acompañamiento constante a nivel directivo”, enfatizó.

Sobre por qué el alcance de la revolución industrial aún no es del todo evidente, Castaño explicó que mientras cada una de las revoluciones anteriores había estado marcada por una tecnología (vapor, electricidad y electrónica) y con eso había sido capaz de transformar una sociedad, lo que la cuarta puede hacer es mucho mayor, pues incluye no una sino varias tecnologías (inteligencia artificial, internet de las cosas, datos masivos, blockchain, computación cognitiva, realidad aumentada, impresión 3D y nube, entre otras).

EL FUTURO DE LA BANCA: INNOVAR EN LA ERA DE LA COMPLEJIDAD

Uno de los sectores foco de discusión durante la IV Convención Latinoamericana de Analítica fue el bancario. Allí, Julio José Prado, director ejecutivo de Asobanca Ecuador, señaló que hoy el sector está amenazado por el rápido crecimiento de las Fintech (compañías financieras que nacen con el ADN digital) y porque otras grandes firmas tecnológicas están migrando a la prestación de servicios de estas industrias.

“¿Cómo llegamos a ese punto? Los bancos eran el centro del mundo financiero, pero en los últimos cinco años han cambiado sus relaciones frente al consumidor. ¿Las razones? La crisis ninja, que es la base de la crisis de 2008, momento en el que los bancos le prestaron a gente sin trabajo, sin ingresos. La crisis nació por el mal manejo del riesgo, de créditos y el crecimiento de los derivados financieros mientras la rentabilidad y la reputación caían. Mientras esto pasaba, se fortalecían jugadores como iPhone, Facebook, Amazon, Google, Netflix y Uber, y se posicionaron en el mercado”, relató Prado.

Esos competidores han atraído a los clientes porque son 100 % digitales, los dejan estar en control de todo y son sencillos de manejar –omnicanal, cashless y frictionless, entre otras–, pero esto, explica el experto, no significa que los bancos se tengan que convertir en Fintechs, sino que tienen que interiorizar la visión de ecosistema y hacer un cambio de paradigma para enfrentar sus problemas. “Necesitamos un poco más de Darwin y de Newton”, dijo.

Para enfrentar estos retos, la analítica es clave porque permite a los bancos crear productos más acertados para sus usuarios, al tiempo que los ayuda a mejorar la experiencia de los clientes en todos frentes. Esto, sumado a las estrategias de crear modelos de innovación como laboratorios y centros de innovación, hacer corporate venture con quienes hacen innovación, la creación de alianzas y estrategias con otras empresas y la innovación transversal de la industria son los pasos para seguir transformándose sin ceder mercado a los nuevos competidores.

El uso de la analítica avanzada, en la que SAS es el líder mundial, es la solución para encontrar las respuestas a las preguntas que están cambiando los negocios, las industrias y el mundo.

By |2019-08-23T16:36:12-05:00agosto 23rd, 2019|Servicios|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.