El nuevo túnel ferroviario más largo del mundo

Home/Tecnología/El nuevo túnel ferroviario más largo del mundo

El nuevo túnel ferroviario más largo del mundo

Por: Carolina Rojas Muñoz
@CaroRojasMunoz

En total, 260 trenes de mercancías y 65 de pasajeros por día podrán cruzar el nuevo túnel ubicado en San Gotardo, una de las montañas más importantes de Europa, a una velocidad de 100 y 200 kilómetros por hora, respectivamente.

El inmenso túnel estará funcionando completamente en diciembre y constituirá la pieza clave de la nueva línea ferroviaria que cruzará los Alpes. Este túnel de dos vías simples une Erstfeld, en el cantón Uri, y Bodio, en el cantón Tesino, es el túnel ferroviario más largo del mundo, desplazando al de Seikan, al norte de Japón, que cuenta con 53,9 km, y al del canal de la Mancha, de 50,5 km, entre Inglaterra y Francia. Es la primera ruta de bajo nivel que atraviesa los Alpes, a una altura de 550 metros sobre el nivel del mar.

Su objetivo es aumentar el uso del ferrocarril y descongestionar las carreteras para el tráfico de mercancías. Se espera que el proyecto también genere significativos beneficios medioambientales, ya que la carga que antes era transportada por carretera ahora será enviada por tren.

“Con este túnel unimos los pueblos y las economías” europeas, subrayó el presidente suizo, Johann Schneider-Amann, durante una ceremonia de inauguración. El supertúnel, como muchos lo catalogan, supera el obstáculo de las montañas con una vía de escasa pendiente, lo que permitirá el tránsito de trenes de carga más largos y a mayor velocidad. Además, el viaje de Zúrich a Milán se reducirá a tres horas, y cuando esté terminado otro túnel cercano al límite con Italia en 2020, se podrá disminuir una hora más.

Con la apertura del nuevo túnel, Suiza logra un importante avance en su objetivo de aminorar el tráfico por carretera en el antiguo San Gotardo para proteger el ecosistema de sus montañas, como exige su Constitución. Cerca de 1,1 millones de camiones cruzan los Alpes suizos todos los años.

En entrevista para el diario El País, de España, el presidente de Francia, François Hollande, resaltó que “la libre circulación de personas y de mercancías es muy importante, es una dinámica que hay que impulsar”, con lo cual también recordó a los británicos que otro túnel, el del canal de la Mancha, supuso un acercamiento de las islas con el continente. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, destacó que la obra es un “símbolo” de integración europea y se comprometió a acelerar los tramos alemanes.

UNA MEGACONSTRUCCIÓN

La obra demandó 17 años de trabajo y una inversión de más de 12.000 millones de dólares. Durante la construcción participaron más de 2.400 trabajadores procedentes de los diferentes países europeos. Esta obra de ingeniería, con un máximo de 2.300 metros de roca por encima, aliviará el tráfico en el corredor norte-sur entre Róterdam, en Holanda, y Génova, en Italia.

Entre los desafíos técnicos que tuvieron que superarse durante las obras estuvo el problema de la temperatura, que podía llegar a 45 °C, lo que obligó a instalar un potente sistema de ventilación para poder garantizar las condiciones de trabajo. Fueron extraídos del macizo 28,2 millones de toneladas de piedra.

La responsable de la construcción fue la empresa AlpTransit Gotthard, bajo la dirección del ingeniero Leonardo Rondi, que con vistas a reducir a la mitad el tiempo previsto comenzó obras desde cuatro puntos diferentes (finalmente fueron cinco) al mismo tiempo ubicados en: Erstfeld, Amsteg, Sedrun, Faido y Bodio.

Se construyó un sistema de túneles con dos tubos principales de vía única, conectados cada 325 m aproximadamente por túneles de servicio. Los trenes pueden cambiar de túnel en alguna de las dos estaciones multifuncionales bajo Sedrun y Faido, que albergan equipos de ventilación e infraestructura técnica y sirven como paradas y rutas de evacuación para casos de emergencia.

El acceso a la estación multifuncional de Sedrun es un túnel casi plano de un kilómetro de longitud desde el valle donde se encuentra la ciudad de Sedrun. Por ello existe un proyecto local de transformar la estación en una parada oficial de trenes llamada Porta Alpina.

LOS BENEFICIOS

Además de aumentar la capacidad total de transporte a través de los Alpes, se prevé con el funcionando de este túnel reducir los accidentes fatales en las carreteras y daños al medioambiente causados por el creciente número de camiones pesados. Se calcula que 260 trenes de carga pasarán diariamente, doblando así la actual cifra de 180.

“La principal razón para la construcción de este túnel fue sacar el tráfico de bienes de la autopista y ponerlo en los trenes”, le dijo a CNN Simon Peggs de AlpTransit Gotthard, la compañía detrás de la construcción del túnel, cuando este fue completado. “Las vías estaban cada vez más y más ocupadas cada año y se estimaba que para 2020 iban a estar tan bloqueadas que era necesario hacer algo”, agregó Peggs.

Para financiar este monumental túnel se tomaron varias medidas, una de esas fue la aprobación de un nuevo impuesto de circulación, el cual pagaron los ciudadanos suizos. La Unión Europea financió cerca del 15%.

Por ahora, el túnel estará a prueba, pero se anticipa que los beneficios del aumento del comercio y la eficiencia en los viajes ayudarán a costear los gastos de la gran inversión. Para la época de Navidad, cuando su funcionamiento sea total, se estima que ya habrá llegado a las 3.000 unidades necesarias para darle el visto bueno y así poder jubilar al viejo túnel de San Gotardo, que data de 1882.

DURANTE LA INAUGURACIÓN

Los primeros trenes circularon a las 12:30 del día, en ambas direcciones, y transportaron a 500 personas cada uno. El primer tren que paso por el túnel no estuvo lleno de figuras políticas, sino de ciudadanos que ganaron en sorteo un billete para el histórico viaje.

El segundo recorrido estuvo reservado para los políticos, como la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

La inauguración se realizó en dos ceremonias simultáneas a cada extremo del túnel. En los actos participaron 1.100 invitados oficiales, además de cientos de empleados del túnel, técnicos y artistas.

SOBRE LA HISTORIA

Según el diario El Mundo, de España: “Hace 69 años nació la idea, cuando en 1947 el ingeniero suizo Eduard Gruner presentó el concepto y predijo que podría estar terminado para comienzos del siglo XXI. Sin embargo, solo se necesitaron 16 años para su construcción. Klaus C. Koch, periodista del Süddeutsche Zeitung, subrayaba la rapidez de la construcción. En los grandes proyectos, señalaba en un artículo del 2011, los retrasos son usuales. El túnel de base del Gotardo, en cambio, “rompió las reglas y los trabajos de excavación se concluyeron casi con un año de anticipación”.

Asimismo, el diario español afirma: “En las obras participaron unos 2.400 trabajadores, en su mayoría de Alemania. Más de 28 millones de toneladas de roca tuvieron que ser excavadas de la montaña cercana al Gotardo para crear el total de 151,84 km de túneles, pozos y pasajes.

DATOS DESTACADOS

• El túnel de San Gotardo fue presentado como “la construcción del siglo” en Suiza, país que creó un tren de alta velocidad que une las profundidades de la famosa montaña con el norte y el sur de Europa.

• El nuevo túnel, que fue autorizado por el público suizo en un referendo nacional en 1992, no pasa por la línea original del Gotardo.

• El récord de longitud de este túnel podría durar poco porque existe un proyecto en China todavía más ambicioso: perforar un túnel de 123 km bajo el mar de Bohai.

By | 2017-05-02T12:09:06+00:00 mayo 2nd, 2017|Tecnología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment