Industria 4.0

//Industria 4.0

Industria 4.0

Según un el DANE sobre el estado del PIB en Colombia del 1er trimestre del 2018, Industria manufacturera bajó 1,2%, lo que muestra la necesidad de fortalecer este sector y lo que aún falta para implementación real de la Industria 4.0.

Por: Milguel Ángel Ruiz

Los avances tecnológicos y los cambios acelerados están obligando a las empresas a adaptarse a la nueva era de la digitalización industrial y Colombia no se ha quedado atrás en este panorama.

Actualmente en el país según un informe desarrollado por Deloitte, la industria colombiana está en la fase temprana de la adopción del RPA (Robotic Process Automation, que en español significa, Automatización Robótica de Procesos). Representando esta situación ahorros de más del 50% en los procesos productivos de las industrias como velocidad, precisión y trazabilidad en la ejecución de tareas rutinarias.

Pese a esta adopción en esta primera etapa en Colombia, aún la implementación de la cuarta revolución industrial o Industria 4.0 se ve muy lejana, más cuando se ve que el sector industrial en el primer trimestre de 2018 reportó una baja del 1,2% en el PIB del país, tema que refleja la necesidad de fortalecer más los procesos del sector, ya que la misma industria representa un reglón importante en el país pero no está dentro de los tres primeros que jalonan el PIB. En comparación de los ejemplos que nos da Alemania, uno de los países que más apoya su economía en el sector industrial, representando este el 30% del PIB del país germano.

“Los sistemas ciberfísicos ya existentes en muchas compañías se están expandiendo, de forma trasversal y vertical. Primero por la facilidad de sensorizar y controlar todos los elementos para optimizar tanto la medición y control, como la planificación de las operaciones industriales, y segundo por la mejora de la integración con otros sistemas y plataformas, como la realidad aumentada, las aplicaciones en movilidad, y las soluciones de optimización y toma de decisiones avanzadas, como para el análisis de tendencias y los sistemas de predicción. Estos conjuntos de trafunciones avanzadas dentro del entorno Industrial se han incorporado a los sistemas tradicionales dando lugar a lo que se conoce como fabricación avanzada” afirma Jaime Cabrera Martínez, Especialista de Producto de Weidmuller.

Aunque la Industria en Colombia pasó de 1,8% en 2015, al 3,5% en 2016, en el primer trimestre de 2017 ocupa el cuarto renglón del PIB, detrás de la Agricultura, establecimientos financieros y seguros y servicios sociales, comunales y personales, reflejando esto la necesidad de contar con industrias automatizadas, que permitan mejores procesos de producción y que conllevan a productos competitivos, empleos tecnificados y de alta calidad e incremento de exportaciones en el mismo sector.

“La innovación a lo largo del Ciclo de Vida del producto inteligente y conectado, combina la capacidad analítica de las herramientas informáticas con los datos, cada vez más ricos, proporcionados por el producto inteligente a lo largo de su ciclo de vida. Combinando los datos recogidos del producto inteligente (CPS), de las máquinas (CPPS) y de los clientes se tomarán decisiones para optimizar la fabricación, los servicios y la experiencia del cliente. Con la base de todo ello estarán los sistemas PLM avanzados, interconectados y con sistemas de análisis y visualización potentes e intuitivos” asegura Cabrera Martínez.

Contar en el país con una Industria 4.0 es permitir que el sector pueda satisfacer las necesidades actuales de los clientes que hoy demandan productos de alta calidad y personalizados, con un tiempo de producción menor, por lo que las compañías tendrán que invertir en digitalización para aumentar su competitividad. El potencial que tienen para transformarse es enorme y traerá con él una nueva forma de producción, basada en la implementación de fábricas inteligentes, que les permitirá ser más eficientes, simular un producto digitalmente o un prototipo 3D, prevenir y reparar defectos a través de procesos automatizados y reducir los costos operativos.

LA AUTOMATIZACIÓN ES EL TRABAJO DEL FUTURO

La industria 4.0. cambia las maneras de evaluar la mano de obra de los trabajadores y sus funciones. En la intralogística, la automatización y la optimización de tiempos hacen que la calidad del empleado se transforme gracias a su reducción de esfuerzo físico y posibilidad de mejorar la profesionalización.

“Para 2035 se calcula un envejecimiento de la población, razón por la cual las empresas deben estar preparadas para ser sustituidas por robotización y automatización desde una perspectiva positiva. Aproximadamente, se calcula que 1,5 millones de europeos dejará sus puestos de trabajo en los próximos años para ser sustituidos por robots o autómatas”, puntualiza Daniel López, director de negocios para Iberia y Latinoamérica.

1. Aumento de productividad: Al momento de usar la automatización como un aliado del trabajo físico, se optimiza la productividad de los trabajadores gracias a que pueden reducir los esfuerzos físicos en trabajos que implican gran esfuerzo.

2. Mejora la calidad de vida de los trabajadores: Gracias al ahorro de tiempos y desplazamientos, los empleados disminuyen sus niveles de estrés y exposición a posibles problemas de salud a mediano y largo plazo.

3. Disminuye el ausentimo laboral: Trabajadores con funciones de alto impacto presentan alto ausentismo por falencias médicas. Trabajar de la mano con máquinas, permite menor ausencia en los empleados.

4. Aumenta la profesionalización y el empleo calificado: Kardex cuenta con más de 1.500 empleados altamente calificados por medio de múltiples canales como el programa interno internacional de Kardex Academy. Este tipo de iniciativas concluye que, entre mayor uso de tecnología, mayor capacitación y empleo calificado para todos.

By |2018-12-21T09:00:08+00:00diciembre 21st, 2018|Tecnología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment