Logística para la salud

//Logística para la salud

Logística para la salud

Clínica Digital es un software especializado en el sector salud que gestiona en un solo sistema tareas administrativas, contables, clínicas y la logística completa de un centro de salud. Por ello, en Revista de Logística le contamos cómo funciona, qué infraestructura y equipos tecnológicos requiere y cómo logra generar grandes ahorros financieros y de recursos de forma eficiente y efectiva.

Por: Redacción Revista de Logística
@Revistalogistic

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) en su estudio semestral señaló que a clínicas y hospitales del país les adeudan 8,2 billones de pesos a corte el 30 de junio de 2017, por cuenta de los servicios de salud prestados a usuarios, donde cerca del 80% está representada en cuentas por cobrar. Esta es una de las razones por las que los centros de salud están cerrando, sin embargo Leonard Maiguel, CEO de Clínica Digital (ERP integrado para el sector salud) señala que a esta situación hay que sumarle las deficiencias administrativas y logísticas, que en más de la mitad de estas entidades está hasta 50 o 60 años atrasadas.

Para las clínicas y hospitales no es fácil modificar los tiempos en que reciben los pagos, sin embargo podrían disminuir sus costos si se mejoran los procesos de gestión financiera y administrativa (a nivel interno y externo), se baja el gasto en los insumos y se utilizan de forma adecuada, todo ello a través de un solo sistema tecnológico integral.

Tecnología al servicio de la salud

Imagine un sistema en el que un paciente entra a una sala de urgencias con un dispositivo especial que es capaz de identificarlo y registrar todos los procedimientos y medicamentos utilizados para tratar su padecimiento, y que esta información se carga tanto en la historia clínica como en la factura electrónica.

Además, que agende citas médicas de forma organizada, sin cruces en los horarios para médicos y pacientes; genere de forma automática informes; gestione pedidos en farmacia, permitiendo conocer la entrada y salida de medicamentos, cuáles y cuándo vencen o están próximos a caducar, todo ello en un solo software, de manera precisa e integral. En este sentido, existe en el mercado un software como Clínica Digital, un servicio de informática hospitalaria que funciona de forma integral y es capaz de gestionar todos los procesos clínicos, logísticos, contables y financieros en una sola herramienta.

¿Cómo funciona Clínica Digital?

Este sistema permite registrar todos y cada uno de los procedimientos y medicamentos que se usan en un paciente a través de un sistema RFID: en este caso los lectores RFID están ubicados en las puertas de cada sección y cada vez que se hace uso de cualquier tipo de recurso el sistema los reconoce a través de las tarjetas o Tags que tienen adheridas, sin la necesidad de utilizar un escáner. De este modo, los insumos y medicamentos que se utilicen se cargaran de forma inmediata tanto a la historia clínica como a la factura electrónica. De igual manera pasa con el paciente, “al ingresar al quirófano, por ejemplo, como tiene una manilla, en la puerta de la sección el sistema lo detecta e identifica a determinada persona, y a partir de ese momento hasta que sale del quirófano todo lo que se consume se carga a la cuenta de ese paciente”, explica Maiguel.

En cuanto a equipos tecnológicos, Clínica Digital no requiere de equipos sofisticados o costosos, solo necesita computadores, tablets, sistema RFID (comprende etiquetas, manillas para identificación, y lectores) y banda ancha (se usa una mega por equipo), que en las ciudades tiene un buen funcionamiento, sin embargo en muchos pueblos no es igual, por lo tanto se tendría que almacenar datos de forma “local” y conec- tarlas a servidores remotos en la nube por periodos del día. Además, al estar en la nube, un funcionario puede consultar – sin necesidad de estar dentro de las instalaciones del centro médico – su agenda de citas, el historial de sus pacientes y además solicitar informes de forma automática, incluida la gene-ración de RIPS (Registros Individuales de Prestación de Servicios de Salud).

Por otra parte, en cuanto a la gestión en bodega el sistema ayuda a verificar el estado de los recursos y saber “qué medicamento se venció para buscar recambio y cuáles están por vencer para usarlos inmediatamente, lo cual disminuye en gran medida la pérdida de insumos”, señala Maiguel. Además, en los diferentes niveles de las clínicas y hospitales existen las denominados farmacias satelitales o descentralizadas y farmacias de emergencia o carros de paro, que permiten segmentar los medicamentos e insumos por unidades sin la necesidad de que un funcionario tenga que ir hasta la farmacia central frecuentemente. De este modo, a través del sistema es posible solicitar un pedido para surtir nuevamente la farmacia satélite a medida que los medicamentos se agotan.

Un sistema como este podría generar grandes ahorros (se habla de billones) si, por ejemplo, se unificaran como mínimo cuatro hospitales para realizar sus procesos de compra, ya que entre mayor sea el volumen de los insumos adquiridos mucho menor será su valor. Leonard Maiguel señala que en Bogotá, por ejemplo, se están haciendo los primeros intentos al dividir la ciudad en cuatro sectores para realizar los procesos de compra, lo cual ya les ha dado buenos resultados, sin embargo la cuestión radica en la logística: el ser capaces de contar con bodegas hospitalarias para distribuir todos esos medicamentos e insumos, además de contar con convenios entre hospitales.

En el país ya hay instituciones con gran reconocimiento que se han montado en el tren de la tecnología, como la fundación Valle de Lili en el Valle, o el hospital Pablo Tobón Uribe en Antioquia; también la fundación Santafé en Bogotá, que ahora, con menores costos de adquisición, podrán beneficiar a instituciones más pequeñas como OncoMarly en Bogotá o la Clínica la Merced en Bucaramanga, que pronto iniciarán con Clínica Digital. En primer nivel el inicio ha sido exitoso con más de 200 pequeñas IPS en Bogotá, entre ellas la universidad Autónoma, Servicios de Infectología y Siu Ttutuava. Además, los centros de salud como estos “podrían empezar a disminuir sus pérdidas e ir aumentando su facturación entre un 10 y 20%. Si se toma en consideración un hospital que factura 4.000 millones pasaría a facturar entre 4.400 y 4.800 millones”, concluye Leonard Maiguel.

By |2018-08-13T18:04:51+00:00agosto 13th, 2018|Tecnología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment